Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Para Malcorra, Malvinas no es un "impedimento" para acercarse a Londres

La canciller Susana Malcorra aseguró que la disputa por la soberanía de las islas Malvinas no debe ser "un impedimento para avanzar en una agenda propositiva" con el Reino Unido, que en los últimos meses ha manifestado un "gran interés" por invertir en el país.
La declaración de la canciller llega una semana después del Business Networking Day, un evento de negocios celebrado en la residencia del embajador argentino en Londres, Carlos Sersale di Cerisano, donde el ministro de Estado para Europa y las Américas de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Alan Duncan, aseguró que la Argentina está "primero en la lista de países que son elegibles y capaces de atraer la inversión". Ese encuentro organizado por la Cámara de Comercio Argentina Británica (BACC) con apoyo de la embajada argentina sirvió para promover las inversiones en el país y continuar la agenda de trabajo iniciada dos meses atrás en la Cancillería.
En una disertación en la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), Malcorra ratificó la legitimidad del reclamo argentino sobre el archipiélago, al tiempo que evaluó propio de una "visión parcial" centralizar la relación bilateral en este tema. "Hay interés en invertir y tener negocios con el país y nos pareció que la cuestión Malvinas no debía ser un impedimento", precisó la jefa de la diplomacia argentina.
La relación bilateral mostró un acercamiento cuando Duncan visitó Buenos Aires, a comienzos de septiembre, y se entrevistó con el vicecanciller Carlos Foradori a fin de estrechar los vínculos comerciales e identificar las oportunidades de inversión, particularmente en infraestructura, energía y minería, entre otras áreas.
En esa reunión, la Argentina aceptó remover los obstáculos al crecimiento y el desarrollo de las Islas Malvinas, incluyendo el comercio, la pesca, la navegación y la exploración de hidrocarburos, lo que generó una polémica que derivó en un pedido de informes y una citación al Congreso.