Para Macri, las estadísticas dan "certeza" de que el país crece y la pobreza está en baja

Es difícil hablar en Argentina del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) sin mencionar a Guillermo Moreno. Ayer, el organismo celebró sus 50´ años y en sus Bodas de Oro apareció la figura del ex secretario de Comercio Interior kirchnerista. No fue, por supuesto, una presencia física, sino más bien la mención (tácita) obligada.

En el Teatro San Martín, el actual director del Indec, Jorge Todesca, y el presidente Mauricio Macri, remitieron una y otra vez a la "oscuridad" de los tiempos pasados y repitieron la palabra "reconstrucción".

No hubo esta vez, en cambio, palabras para el achique en el Estado que prometió el mandatario a la vuelta de su gira por Rusia, Suiza y Francia. En los pasillos lo definieron más bien como una "reestructuración" que como un "ajuste".

El Jefe de Estado afirmó que "ahora que tenemos cifras reales podemos saber con certeza que nuestro país está creciendo y la pobreza está bajando, aunque hay un tercio de los argentinos que es pobre". Y sintetizó: "Los gobiernos del mundo y las empresas creen en nuestras estadísticas, que es una base para la confianza".

Todesca consideró que la entidad que conduce está recuperando "prestigio internacional". "Construimos un Indec del siglo XXI, ya que fue destruido extraordinariamente", indicó.

Macri, por su parte, cerró su discurso con una humorada. "Espero que me inviten de nuevo dentro de 50´ años". Llegado el caso, estará a días de cumplir 109 años de vida.

Tags relacionados

Noticias del día