Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Para FIEL, la industria en enero creció 3,9%: la primera suba interanual en un año

También mostró crecimiento de 0,9% la medición mensual desestacionalizada. Así, acumula cuatro meses consecutivos de alza. Marca incipiente recuperación

Para FIEL, la industria en enero creció 3,9%: la primera suba interanual en un año

A diferencia del panorama negativo que mostró la consultora Ferreres & Asociados respecto de la evolución industrial en enero, que reflejó una baja del 6,4% interanual, la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) presentó ayer un escenario mucho más auspicioso.

Para sus analistas, tal como habían adelantado a El Cronista, la actividad manufacturera creció el mes pasado 3,9% respecto de igual mes del 2016 y 0,9% frente a diciembre, "encadenando desde octubre cuatro mejoras mensuales consecutivas". El Estimador Mensual Industrial (EMI) que publica el Indec se difundirá hoy y será el que desempate.
El dato de enero de FIEL fue dado a conocer conjuntamente con el del cierre del año pasado, que mostró una caída de 4,7%. Los sectores que mostraron la mayor contracción fueron la producción siderúrgica, que cayó 13,5%; seguido de los despachos de cigarrillos, la producción automotriz y la metalmecánica, con descensos de 11,7%, 10,5% y 5%, respectivamente.

Respecto de lo que ocurrió durante el primer mes del año, la fuerte suba interanual –la primera en 12 meses–, FIEL consignó que en enero de 2016 se habían anticipado paradas técnicas, lo que generó una base de comparación más baja. Es por ello que "resulta particularmente relevante la corrección por factores irregulares, esperándose que esta dinámica se modere al completarse el primer trimestre del año", indicó la entidad.

En materia sectorial, el mes pasado se destacó el avance de la producción automotriz, que creció 50% en términos interanuales, sumado a la mejora de 11% observada en la faena vacuna; de 3% en el proceso de petróleo; 1,8% en los despachos de cemento; 1,1% en la producción de cigarrillos y 1% la de químicos y plásticos.
Por el contrario, la entrada de leche a usinas lácteas se redujo 13,3% en términos interanuales, mientras la producción de insumos textiles cayó 4,2% y la de papel y celulosa, 1,1%. A su vez, la producción siderúrgica retrocedió 8,8%, precisó FIEL.

En términos desestacionalizados, el Indice de Producción Industrial (IPI) subió 0,9% respecto de diciembre, mes en el que había crecido 1,9%.

De esta manera, enero fue el cuarto mes en el que la actividad crece en relación con el mes anterior, lo que permitiría afirmar que comenzó una lenta recuperación. De todos modos, hay sectores industriales que aún reflejan fuertes caídas y que no avizoran un escenario despejado, por lo menos hasta el segundo semestre del año.

"Para el registro ajustado por estacionalidad, junio del 2016 muestra la mayor probabilidad de convertirse en punto de giro de la fase recesiva, de modo que la industria habría alcanzado su piso en dicho mes. De confirmarse, la décima recesión industrial de la Argentina de acuerdo al IPI habría alcanzado una duración de 12 meses desde su comienzo, en junio del 2015", manifestó la consultora.

La diferencia entre los datos de FIEL y los de Ferreres radica en que parten de un número de enero del 2016 diferente. Para el primero, la actividad había caído 2,4%, mientras que para el segundo se había incrementado 4%. El economista de Ferreres, Fausto Spotorno, explicó que "el dato de enero es muy particular y no es representativo", ya que ese mes del año pasado las empresas de crushing de oleaginosas pararon antes del verano para aprovechar el tipo de cambio más alto durante esos meses pos devaluación. A este hecho se le sumó que normalmente en enero y febrero hay muy baja actividad, que es lo que pasó este año.