Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Otro salto del peronismo al equipo de la gobernadora Vidal

Otro salto del peronismo al equipo de la gobernadora Vidal

El intendente de San Nicolás, Ismael Passaglia, aceptó integrar el gobierno bonaerense que encabeza María Eugenia Vidal y asumirá como titular del Instituto de la Vivienda, dependiente del Ministerio de Servicios Públicos e Infraestructura.

El jefe comunal de uno de los distritos más importantes del norte de la provincia de Buenos Aires, al que llegó como oferta electoral del FpV en 2015, se reunió ayer con funcionarios bonaerenses y aceptó el ofrecimiento que le había cursado días atrás la gobernadora.

Así trascendió de fuentes oficiales de la gobernación al finalizar una reunión que mantuvo con el jefe de Gabinete de ministros, Federico Salvai; el subsecretario de Asuntos Municipales Alex Cambell y el ministro de Servicios Públicos e Infraestructura, Roberto Gigante.

De esta forma la gobernadora Vidal avanza en la apertura de Cambiemos a sectores del peronismo, aún cuando hace poco se fue de su gobiierno el intendente de Castelli, Francisco Echarren, en la subsecretaría de Tierras y Hábitat.

El Instituto Provincial de la Vivienda estaba en manos de Evert Van Tooren, el ex candidato a intendente por Cambiemos en Esteban Echeverría, y según las mismas fuentes pasaría a ocupar la Subsecretaría de Tierras y Hábitat que dejó vacante Echerren tras su partida.

Además queda vacante, para completar, el espacio que el ahora ministro de Gobierno, Joaquín De la Torre, dejó como ministro de Producción, cargo para el que suena el empresario molinero Diego Cifarelli. El propio empresario admitió en su ciudad, Junín, que existía esa posibilidad.