Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Otra división en la CTA de Pablo Micheli

Los secretarios general y adjunto de la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA), Pablo Micheli y José Rigane, respectivamente, denunciaron ayer "nuevos intentos rupturistas" de un sector de la conducción, en un nuevo capítulo de la interna gremial.
En tanto, el secretario adjunto de la CTAA y, desde ayer, jefe de la agrupación interna mayoritaria del sector (Perón), Ricardo Peidro, desmintió que haya decidido constituirse "una corriente paralela o alternativa" a la de Micheli y explicó a Télam que la división producida "no es ideológica sino que obedece a la falta de debate y discusión".
Un comunicado de Micheli y Rigane denunció una "profunda preocupación" ante "la actitud de un grupo" encabezado por Peidro (visitadores médicos), que abandonó "la sede legal de Lima 609 para instalarse en otro espacio físico, lo que arriesga todo el capital histórico y simbólico de la CTAA".
Peidro aclaró que la mudanza a Perón y Medrano se debió a la costosa renovación. Pero admitió "profundas diferencias" con Micheli: criticó su estilo de conducción y subrayó que "no convocaba a reuniones". Y aseveró que su sector ocupa 15 secretarías de la CTA y tiene el apoyo de la mayoría de las seccionales y los secretarios generales.
Para Micheli y Rigane, la unidad con el resto de las centrales obreras fue "boicoteada" por "este sector rupturista que, además, hace un año comenzó a desfinanciar a la central al dejar de aportar la respectiva cuota".