Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Operativo seducción: superselfie de Macri con 2237 intendentes

Mientras los gobernadores presionan por el Presupuesto, el Presidente convocó a un megaencuentro de jefes comunales de todo el país en Tecnópolis. Confirmaron presencia incluso referentes de La Cámpora

Operativo seducción: superselfie de Macri con 2237 intendentes

Dos mil doscientos treinta y siete jefes de gobiernos locales, entre intendentes y jefes de comunas, fueron invitados a Tecnópolis para el próximo viernes a un megaencuentro organizado por el Ministerio del Interior, Infraestructura y Obras Públicas. El evento recién se empezó a difundir cuando la lista de confirmados pasó los 800. Anoche ya se había acreditado más de la mitad, según los organizadores. Un dato no menor: del total de intendentes, Cambiemos tiene 500 propios y el Frente para la Victoria, 800, por lo que el operativo seducción que encomendó el Presidente requiere esfuerzos superlativos.

Terminaba el verano cuando Mauricio Macri almorzó con los intendentes de las 24 capitales y a casi diez meses de iniciada su gestión, ambiciona un evento mayor. La foto que Macri busca incluye a los intendentes de todo el país, sin distinción política, con el objetivo de mostrar, como hizo con los gobernadores en varias ocasiones, su disposición al federalismo y la pluralidad. "Diferenciarnos del gobierno anterior por la positiva", repiten como un mantra pacificador y obviando la posibilidad de desactivar con la movida la presión de los gobernadores por el Presupuesto nacional.

Después de las fotos con inversores en el foro del CCK (otro símbolo del kirchnerismo que el macrismo reconvirtió en escenario de iniciativas de gestión) el Presidente apuesta a un vínculo directo con los gobiernos de base, esos que en el peronismo se agrupan y reagrupan según intereses comunes y, por qué no, electorales.

En el PJ está el Grupo Esmeralda (liderado por Martín Insaurralde, entre otros), está el Grupo Fénix (con Gustavo Menéndez y algunos K) y el fin de semana el ministro de la Producción bonaerense, Joaquín de la Torre (ex massista), juntó en Daireaux a diez peronistas que no son ni de uno ni de otro grupo, entre ellos al local Alejandro Acerbo, además de los de Guaminí, 25 de Mayo, etc. La movida de la gestión María Eugenia Vidal, en espejo con la nacional, apunta a que otros, como lo hizo De la Torre, cambien de trinchera política.

Además Macri quiere exhibir la magnitud de lo que en forma fragmentada se teje día a día. En los hechos, será más un ambicioso gesto político que un acto que con efectos inmediatos: los pedidos de obras y fondos se canalizan por otras vías. Ayer mismo, por ejemplo, el subsecretario de Gestión Municipal, Lucas Delfino, se reunió con cinco intendentes del Frente para la Victoria: Julio Pereyra (Florencio Varela); Alberto Descalzo (Ituzaingó); Walter Festa (Moreno); Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas).

Las necesidades en el Conurbano son muchas y los pedidos más. De eso, de las viviendas que no se terminaron de construir, de la reactivación de la suspendida obra pública (a la que también la Nación apuesta para el 2017, año electoral), habló Delfino con los intendentes peronistas que le prometieron presencia, aunque solo por un rato. La invitación promete exposiciones entre las 9 y las 19, almuerzo y grandes rondas de café en las que, entre los miles que lleguen, algún intendente con suerte podrá cruzar alguna palabra con la docena de ministros nacionales que confirmaron su presencia. Estarán desde el jefe de Gabinete Marcos Peña a todo el equipo de Interior que participará de las exposiciones, al ministro de Medio Ambiente, Sergio Bergman y el de Modernización, Andrés Ibarra. Macri será el orador principal por la mañana y el cierre estará a cargo de Frigerio.

En el auditorio, hablará también el conservador Iñigo de la Serna, alcalde de Santander que hace nueve años, cuando tenía 36, fue electo el jefe comunal más joven de España y llegó a presidir la Federación Española de Municipios y Provincias, equivalente a la Federación Argentina de Municipios de la que Cambiemos quiere desplazar a Julio Pereyra.

Horacio Rodríguez Larreta será el único jefe de gobierno orador y también tendrá el privilegio de sentarse en la primera fila frente al escenario, con los otros 23 intendentes de las capitales de todo el país. Según aseguraban, anoche el único que aún no había dado el sí era el chaqueño Jorge Capitanich, de Resistencia, uno de los más férreos peronistas que desde la gestión defiende el liderazgo político de Cristina Fernández de Kirchner.

En la lista de los opositores que ya se apuntaron para ir figuran incluso algunos representantes de La Cámpora como Walter Vuoto de Ushuaia y Leonardo Nardini de Malvinas Argentinas; los peronistas bonaerenses Verónica Magario (La Matanza); Gabriel Katopodis (San Martín); Mario Ishii (José C. Paz), Ariel Sujarchuck (Escobar); la socialista Mónica Fein (Rosario) y los massistas Gustavo Sáenz (Salta) y Julio Zamora (Tigre) entre otros.

Varios confirmaron su presencia ante El Cronista aunque no quisieron adelantar opinión. Otros, como Menéndez de Merlo, explicaron las razones para asistir, entre las que citó la disposición a escuchar el mensaje presidencial y el beneficio de descentralizar algunas políticas públicas. Incluso a riesgo de ayudar a Macri para que sume respaldo político con su deseada selfie multitudinaria.