Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Operativo judicial en la fundación que preside Michetti

El juez Lijo ordenó el procedimiento en busca de los libros contables de la entidad. Es en el marco de la causa en la que se investiga el origen del dinero que le robaron a la vicepresidenta de su casa.

Operativo judicial en la fundación que preside Michetti

El juez federal Ariel Lijo ordenó hoy un operativo en la sede de la Fundación SUMA, que preside la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, y por la cual es investigada por la procedencia de los fondos que le robaron en su domicilio particular en noviembre del año pasado.

Fuentes judiciales informaron que el procedimiento en la sede de la Fundación fue ordenado para secuestrar los libros contables, a raíz de que, según informó la Inspección General de Justicia  (IGJ), nunca fueron presentados ante este organismo.

Sin embargo, en el procedimiento no se encontró la  documentación en cuestión: autoridades de la Fundación adujeron  que está en poder del contador y se comprometieron a presentarla  en las próximas horas ante el juez Lijo.

En tanto, el abogado Ricardo Gil Lavedra ya asumió ante el Juzgado la representación de Michetti, ya que antes la Vicepresidenta era defendida por el estudio de Alejandro Perez Chada, el abogado del presidente Mauricio Macri.

Michetti afronta una causa penal a raíz de la denuncia del abogado Leonardo Martínez Herrero y los diputados kirchneristas Rodolfo Thailade y Juan Cabandié: es por el origen supuestamente  dudoso de 245.000 pesos y 50 mil dólares que le robaron de su casa particular en noviembre pasado y por el cual está acusado un integrante de su custodia, David Juan Pablo Cruzado.

La Vicepresidenta ya dijo públicamente que los 200 mil pesos eran de una donación que recibió la Fundación SUMA, que ella preside; que 45 mil eran para pagar una refacción en su casa; y que los 50 mil dólares le habían sido prestados por su pareja Juan Martín Tonelli Banfi.

Según indicaron los denunciantes, esas fundaciones eran utilizadas para financiamiento del PRO, mientras que el fiscal Guillermo Marijuan dijo que la fundación SUMA “registraría escasa actividad estatutaria y apego a las normas que la regulan, en contradicción con sus movimientos financieros”.

El juez Lijo había recibido a fin de mes pasado los legajos de  varias Fundaciones bajo la lupa (Suma; Fundar Seguridad y  Justicia; Crecer y Crecer, y Formar) lideradas por funcionarios y  referentes del PRO, en los que figuran la constitución de esas  sociedades, la designación de directores y los cambios de los  mismos, pero de la información no surge que hubieran presentado  balances, lo que se trataría de una situación irregular.