Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Obama abrió la puerta a Macri para un Tratado de Libre Comercio con Argentina

En su primera visita al país, el Presidente firmó un convenio para "identificar todas las áreas donde hay barreras" comerciales. Macri elogió el liderazgo de su colega

Tras mantener una reunión bilateral en Casa Rosada, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, definió a Mauricio Macri como un "aliado clave" en la región y convocó a un grupo de trabajo bilateral para eliminar barreras comerciales. En las primeras filas del Salón Blanco los ministros aplaudieron la cumbre con el jefe del gobierno norteamericano, a pesar de que no hubo anuncios de inversiones concretas.
Para la primera visita oficial de un mandatario estadounidense, desde 1997, Macri llegó una hora antes de la cita a la Casa Rosada, mientras la Policía Federal registraba los pasillos de la casa gubernamental en pleno operativo de seguridad. A minutos de las 11, el Presidente bajó a la explanada y recibió a Obama a quien saludó en inglés.
Macri se reunió con su par en su despacho y le ofreció agua, sanguchitos y brownies. Los mandatarios nunca estuvieron a solas. El jefe de Gabinete, Marcos Peña; el embajador en Estados Unidos, Martín Lousteau; la canciller Susana Malcorra; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay; y el secretario General de Gobierno, Fernando de Andreis, acompañaron a Macri en la bilateral. En el encuentro tantearon los pasos para abrir el comercio entre los dos países, hablaron de cooperación en seguridad, así como del próximo encuentro, en la Cumbre de Seguridad Nuclear, el 31 de marzo, en Washington.
Tras la reunión, la mayoría de los funcionarios entraron sonrientes al Salón Blanco, donde esperaba la prensa. Frente a todos, el coordinador del gabinete económico, Mario Quintana, palmeó la espalda de Lousteau.
Minutos después, Obama y Macri entraron juntos al salón. A diferencia de otras visitas oficiales, funcionarios encumbrados como el asesor José Torello sacaban fotos con sus celulares. De entrada, Macri elogió el "liderazgo" de su par, así como planteó "aumentar el comercio con Estados Unidos", antes de hablar del combate al tráfico de droga o al cambio climático.
A su turno, Obama devolvió gentilezas a Macri, a quien felicitó por las reformas "para crear un crecimiento económico". El mandatario estadounidense aseguró que su país está "listo para trabajar con Argentina" y con un discurso al estilo PRO afirmó que la inversión de emprendedores "puede llevar a nuevos empleos y crecimiento en este país". Obama habló sonriente, mientras que Macri se mostró más serio a lo largo de la conferencia.
El gesto más valioso para el Gobierno llegó en la conferencia de prensa. Ante la consulta sobre un posible Tratado de Libre Comercio, Obama respondió que los dos países "van a identificar todas las áreas donde hay barreras que han impedido el progreso de nuestra relación comercial". Y afirmó que después podrían "elaborar un acuerdo de libre comercio". Luego, en la víspera de la conmemoración de los 40 años del último golpe militar (ver. pág 8), Obama confirmó que su país va a "desarchivar los registros militares y de inteligencia" de la época de la dictadura militar argentina.
Tras la conferencia, la comitiva argentina se mostraba exultante por los guiños económicos. En especial Lousteau, quien afirmó que es "momento de destrabar muchas áreas más allá de los limones, las carnes o el biodiesel, están los emprendedores". En los papeles, los dos países fir maron Acuerdo Marco sobre Comercio e Inversiones (TIFA). "El convenio principalmente es un mensaje de Obama a la comunidad que dice ‘vamos a trabajar con Argentina’, ‘hay luz verde para invertir ahí’", explicaron desde el Gobierno.