Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

ONG ambientalistas piden que no se hagan las represas de Santa Cruz

Según las organizaciones, el proyecto no evaluó los riesgos en el ecosistema y viola las leyes ambientales. "Es un mal negocio desde lo técnico, ambiental, y económico”, afirman.

ONG ambientalistas piden que no se hagan las represas de Santa Cruz

Una coalición de organizaciones ambientales reclama al Gobierno desestimar la construcción de las represas sobre el río Santa Cruz -Néstor Kirchner y Jorge Cepernic- por ser “un mal negocio desde lo técnico, ambiental, y económico”.

La canciller Susana Malcorra comunicó ayer que el proyecto de las represas de Santa Cruz será menos ambicioso que lo presupuestado pero se llevará a cabo. En esa línea, se informó que las represas en cuestión pasarán de tener 11 a 8 turbinas, se reducirá el monto de la obra de US$ 7600 millones a US$ 4000 millones, se aplazarán los tiempos de la misma y la provincia de Santa Cruz obtendrá un 12% de regalías por la energía transportada al país, aunque el Estado Nacional mantendrá la propiedad de las obras.

A partir de estas declaraciones, las ONG que promueven el reclamo manifestaron que el proyecto "no cumple con procedimientos transparentes, mecanismos de participación pública y un análisis adecuado de los posibles impactos ambientales”.

Carolina Martínez, responsable de prensa de la fundación Vida Silvestre Argentina, explicó que le reclaman a la Administración Nacional “desestimar la construcción por su impacto socio-ambiental, el bajo aporte energético en relación a otras alternativas y los déficits en materia de transparencia e información pública ambiental”.

En un comunicado, las organizaciones destacaron que la comunidad científica considera que “la construcción de represas es una de las mayores causas de disrupciones en los flujos de agua” y que “son factores destructivos primarios del hábitat acuático, contribuyendo sustancialmente a la destrucción de pesquerías, la extinción de especies y la pérdida generalizada de servicios ecosistémicos de los cuáles depende la economía humana”.

Al mismo tiempo, destacaron que un informe sobre impactos particulares del complejo hidroeléctrico Kirchner-Cepernic realizado por la Administración de Parques Nacionales destaca “el riesgo en la pérdida de la biodiversidad y comunidades limnológicas”, entre otros.

Un complejo hidroeléctrico como éste convertiría al río Santa Cruz en grandes embalses artificiales, devastando un ecosistema irremplazable como el área de influencia del Parque Nacional Los Glaciares (declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco)” que, por ejemplo, alberga los glaciares Perito Moreno.

Por otro lado, las ONG consideraron que, además del alto impacto sobre el ambiente natural, “las represas tienen una escasa vida útil por acumulación de sedimentos, dejándolas inoperables”.  

Además, sostuvieron que el impacto del emprendimiento no concuerda con su rendimiento. “Su productividad o factor de planta sería del 34% (comparada con Yacyretá que tiene un 71%), y sólo el 43% de la energía que generarían podría ser aprovechada por la capacidad de los tendidos eléctricos actuales”, afirma el comunicado de la coalición.

Por útlimo, las organizaciones también cuestionaron la ausencia de información, “impidiendo al proceso de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) cumplir con sus fines preventivos y precautorios” y aseguraron que el proyecto “viola las previsiones de las leyes General del Ambiente (25675), de Protección de Glaciares (26639) y de Parques Nacionales (22351)”.

Entre las organizaciones que participan del reclamo, se encuentra la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Aves Argentinas, Banco de Bosques, Flora y Fauna, Fundación Naturaleza para el Futuro (FuNaFu) y Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA).