Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Noah Mamet: "Me siento bastante frustrado por el freno a los limones"

El ex embajador de la gestión Obama, instalado ahora en Buenos Aires, reconoce los reveses en materia comercial con Estados Unidos pero augura un buen vínculo comercial

Noah Mamet:

Lo dijo y cumplió. El ex embajador de los Estados Unidos en la Argentina, Noah Mamet, regresó al país para instalarse y desde aquí estimular oportunidades de negocios con empresarios e inversores extranjeros.

Durante los dos años que permaneció al frente de la sede diplomática, Mamet trabó lazos con funcionarios de Cambiemos que hoy saca a relucir para sentarse a la mesa como un consejero del Gobierno. Y aunque está de vuelta en el mundo de los negocios, se permite analizar la relación bilateral y la visita que el presidente Mauricio Macri hará el 27 de abril a la Casa Blanca. Y sentencia: "Las relaciones continuarán en la dirección correcta a pesar del factor Trump o de cualquier otro obstáculo".

– ¿Qué lo atrajo para instalarse en la Argentina?
– Amo este país y estoy convencido que está listo para reinsertarse en el mundo. Particularmente, veo oportunidades en el sector inmobiliario, el sector energético –especialmente, con las energías renovables–, tecnología y agronegocios. Hay un gran entusiasmo, y no solo en empresarios e inversores estadounidenses, sino en otras partes del mundo. Hace poco estuve en Singapur y volví aún más animado al comprobar que hay un interés global por el país.

– ¿El viaje a Singapur tiene relación con el esfuerzo del Gobierno por acercarse al sudeste asiático?
– Fui por mi cuenta, pero también porque estoy tratando de ayudar a diferentes ministerios, agencias gubernamentales y particulares a encontrar puntos de trabajo en común con otros actores.

– ¿Con qué áreas de Gobierno está colaborando?
–Una de las más relevantes es la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, que dirige mi amigo Juan Procaccini. También estoy trabajando para el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y con gente del Ministerio de Energía. En este caso, porque estoy convencido que la energía renovable es muy importante para el desarrollo del país. Y también porque creo que si puedo llevar a los argentinos a los Estados Unidos, y viceversa, podremos encontrar grandes oportunidades de colaboración, incluso en el ámbito de las ONG y las pymes.

– ¿Cómo nota la relación entre la Argentina y los Estados Unidos desde que se inició la era Trump?
– Durante mi gestión logramos un gran impulso en las relaciones bilaterales e intentamos institucionalizar muchos aspectos, y no creo que haya necesidad de que las expectativas se modifiquen. Creo que las relaciones continuarán en la dirección correcta a pesar del factor Trump o de cualquier otro obstáculo. El Gobierno estadounidense es más importante que cualquier individuo, y por eso creo que veremos a la Argentina al mismo nivel que otros socios de Europa o de Asia. Y estamos buscando eso: una sólida asociación bilateral. Hay que continuar ese camino.

– Desde que la administración Obama dejó el poder, la Argentina solo tuvo reveses en el plano comercial. ¿Cómo cree que pueden resolverse los diferendos?
– Debo reconocer que me siento bastante frustrado por la decisión de la administración Trump de frenar todos los cambios habidos en materia regulatoria, especialmente en el tema de los limones. Trabajamos muy fuerte y dedicamos mucho tiempo y energía al asunto de los limones en charlas con el Presidente, la canciller Malcorra y otros ministros, porque de verdad creíamos que era bueno y justo hacerlo. Pese a ello, estoy muy esperanzado con que se resuelva a favor de la Argentina. Lo mismo ocurre con la carne argentina. Aunque el cupo es pequeño, creo que hay mucho por crecer.

– ¿Cómo se imagina el encuentro entre Macri y Trump?
– El presidente Macri es un líder que es muy bien recibido adonde vaya; muchos países ven que la Argentina está yendo en la dirección correcta y Estados Unidos no es la excepción.

– ¿Puede el país volver al Sistema Generalizado de Preferencias, que reduce o quita aranceles para ingresar al mercado estadounidense?
– La embajada ha trabajado mucho para que eso suceda. No me sorprendería si, finalmente, se concreta. Cuando Macri viaje a Washington, habrá que obser var si se anuncian objetivos y metas a trabajar en conjunto por ambos gobiernos.

Un "reto" para los empresarios nacionales

El californiano, que supo recaudar fondos para la primera campaña presidencial de Barack Obama, decidió reflotar su consultora, Noah Mamet & Associates, y enfocarla en la evaluación de negocios e inversiones internacionales.

En la edición regional del Foro Económico Mundial repartió casi tantos saludos entre funcionarios del Gabinete nacional como con los CEOs y dueños de empresas nacionales. Precisamente a ellos los alienta a reinvertir en el país. "No se puede depender únicamente de la Inversión Extranjera Directa (IED)", asegura.

"El blanqueo es una gran oportunidad para que los argentinos inviertan en el país; además, la mejora de la calificación que la Argentina obtendrá en el Índice MSCI implicará una mejora automática de la situación de las compañías que cotizan en bolsa", sentencia.