Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"No quiero que aparezcan muertos, que los capturen y cumplan la pena"

Familiar de una de las víctimas, dice que no teme a los Lanatta ni a Schillaci. Y cree que desde el Gobierno nacional y provincial "hacen todo lo posible para encontrarlos"

Ferrón evita involucrar a Aníbal Fernández: "No tengo pruebas", explica

Ferrón evita involucrar a Aníbal Fernández:

La búsqueda sin éxito de los prófugos Martín Lanatta, Cristian Lanatta y Víctor Schillaci se instala como el tema central del álgido verano político, luego de la transición presidencial y en la gobernación bonaerense. Diego Ferrón, hermano de Damián, una de las víctimas del triple crimen de 2008, no escapa a esa coyuntura y, en diálogo con El Cronista, se refirió a sus expectativas sobre la aparición de quienes en 2012 fueron condenados por la Justicia a perpetua.
–¿Cómo analiza la fuga de los tres condenados por el asesinato de su hermano?
–Creo que fue algo armado, que tuvieron la colaboración desde afuera de la cárcel para que todo esto sucediera y que probablemente hubo personal del Servicio Penitenciario que participó en la salida de los tres.
–¿Tiene expectativas de que las fuerzas policiales logren capturarlos, o le perdieron el rastro?
–Pensamos, en mi familia, que los van a recapturar. Tenemos que confiar en las fuerzas policiales. En lo personal, no quiero que aparezcan muertos, sino que los recapturen y cumplan la condena. Nunca pensé que criminales alojados en cárceles de máxima seguridad pudieran escapar tan fácil.
–¿En su familia tienen miedo de que busquen atacarlos?
–Yo creería que no van a venir a buscarnos a nosotros, que fuimos los perjudicados por haber perdido a un familiar. Lo único que hicimos fue acompañar desde una querella para que los encontraran culpables. Me parece que si van a buscar a alguien será a otras personas, que estén involucradas directamente con los homicidios.
–¿Cómo es su trato con las autoridades del Gobierno nacional y el bonaerense?
–Me mantengo en diálogo constante con Patricia Bullrich y Cristian Ritondo, los responsables de Seguridad. Me avisan cada novedad. No sé si tienen la certeza de un lugar exacto en el que están, pero sí que están haciendo todo el esfuerzo posible para recapturarlos.
–¿Con el Gobierno anterior como fue el trato que mantuvo?
–Nulo, nunca me prestaron atención, nadie se arrimó a consultarme nada. Hice petitorios para que así sea en la etapa de la investigación judicial, pero no tuve respuestas.
–¿Qué opina sobre una posible vinculación entre Aníbal Fernández y los prófugos?
–No puedo involucrar a nadie sin tener pruebas. En su caso, Martín Lanatta se refirió a él en una entrevista periodística, pero durante el juicio no lo hizo.
–¿Cuál es el rol de Esteban Pérez Corradi en esta trama?
–Está marcado como el actor intelectual del triple crimen. Después de que le dieron la libertad en otra causa en la que se lo investigaba, resultó imposible localizarlo. Ofrecieron una recompensa irrisoria, de
$ 100.000 en ese momento, por lo que nunca hubo una decisión política para buscarlo realmente. Ha tenido, como los Lanatta y los Schillaci, una cobertura permanente.
–¿Cree que el Gobierno debería ir detrás de su pista?
–Se supone que está en otro país, hay que intentar localizarlo, a él y a muchos otros, como José Luis Salerno, quien pudo haber sido el que entregó a mi hermano. Después de encontrar a los prófugos, nos debemos una reunión con el Gobierno para avanzar con eso.