Ciudad, provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe no permitirán las salidas recreativas

Lo anunciaron los cuatro distritos en un comunicado conjunto en el que precisaron que la marcha atrás fue acordada "en consulta con el Gobierno nacional". Temen que un mayor tráfico en las calles eleve los contagios.

Pocas horas duró la ilusión de millones de vecinos de la ciudad de Buenos Aires y los grandes conglomerados urbanos del territorio bonaerense, Córdoba y Santa Fe de poder, tras más de un mes de confinamiento, retomar las salidas al exterior con fines de esparcimiento.

Tras los anuncios del presidente Alberto Fernández del sábado por la noche, en los que adelantó que la cuarentena se prorrogará hasta el 10 de mayo pero con permisos para salidas recreativas de una hora, cuatro provincias informaron este domingo que harán uso de las facultades que les confiere el decreto y prohibirán los paseos en los grandes conglomerados de los territorios que administran. 

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe dieron a conocer un inusual comunicado conjunto con el que avisaron que no darán vía libre a las salidas recreativas en los grandes conglomerados urbanos con poblaciones superiores a los 500.000 habitantes. Por el contrario, sí habrá excepciones para las regiones de baja densidad demográfica.

Las cuatro jurisdicciones recordaron que "cada provincia debe determinar la habilitación de las nuevas actividades permitidas según la situación epidemiológica y demográfica", y en ese sentido consensuaron que "en aquellos grandes aglomerados urbanos con circulación viral no se habilitarán las salidas de esparcimiento de una hora", y por tanto "el aislamiento social, preventivo y obligatorio se mantiene sin modificaciones", dice el documento, donde se hace mención en varias ocasiones al presidente Alberto Fernández.

La comunicación insiste en que la decisión "fue tomada en consulta con el Gobierno nacional" en lo que a simple vista asomó como una solución para contradecir al jefe de Estado sin exponerlo públicamente.

En efecto, según pudo reconstruir este diario, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, conversaron telefónicamente tras oír el mensaje grabado del primer mandatario y convinieron en no dar respiro al confinamiento social.

Kicillof lanzó entonces tratativas con el equipo presidencial apostado en Olivos de modo de asegurarse que el Decreto de Necesidad y Urgencia publicado esta medianoche dejara en manos de los gobernadores la aplicación -o no- de los cambios en el aislamiento. Horas más tardes se plegaron el cordobés Juan Schiaretti y el santafesino Omar Perotti.

Pese al no rotundo con el que respondieron a la facultad de relajar el encierro social, los cuatro gobiernos dejaron la puerta abierta a "diferentes alternativas que podrían permitir la habilitación de algún tipo de salidas de esparcimiento con modalidades restringidas" en los próximos días, en coordinación con los intendentes de cada localidad.

 
Tags relacionados