Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Neuquén: suspenderán a 2000 petroleros para evitar despidos

Neuquén: suspenderán a 2000 petroleros para evitar despidos

El conflicto petrolero local se agudiza a medida que pasan los días y el barril de crudo en el mundo vale cada vez menos (ayer en EE.UU. retrocedió 5,5% hasta u$s 29,88 y en Europa, el Brent cayó 4,99% a u$s 32,72).

Por esa razón, y anticipándose a una ola de despidos, el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa firmó con la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (Ceope) –que nuclea a compañías de servicios y contratistas para las operadoras como Halliburton o Schlumberger– un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) que contempla suspensiones subsidiadas y que alcanzará a unos 2000 trabajadores en Neuquén, tal como adelantó El Cronista ediciones atrás.

En una reunión que se realizó ayer en el Ministerio de Trabajo y que se extendió por más de una hora, el secretario general del gremio y senador nacional, Guillermo Pereyra, rubricó un acta con el titular de la Cámara, Adolfo Sanchez Zinny, que también firmó el ministro Jorge Triaca, donde se establece que el plan tendrá vigencia por 90 días, con opción a prorrogarse.

Del encuentro también participó el CEO y presidente de YPF, Miguel Galuccio, que adhirió al documento dado que la petrolera estatal tiene la mayor parte de sus operaciones en Neuquén y estas empresas en su mayoría le prestan servicio.

En el PPC, las partes se comprometen a conformar una mesa de diálogo para monitorear la implementación del plan y a analizar criterios de productividad. Según fuentes de la industria, las contratistas negociarán con los trabajadores mecanismos para lograr que, con niveles de inversión menores, se consiga la misma productividad.

"Por poner un ejemplo: en muchos casos, cuando se perfora un pozo hay turnos por la noche y los empleados tienen que quedarse a dormir en la locación por lo que se cobran horas extras. En las mesas de diálogo que se propone se podría analizar, por caso, cobrar un porcentaje menor", ejemplificó una fuente del sector.

Las suspensiones serán concertadas para aquellos trabajadores que no cuenten con actividad, pero serán rotativas. La prestación no remunerativa que recibirá el trabajador consiste en el 50% del promedio de la remuneración neta normal (en la mayoría de los casos significa un sueldo con un techo de $ 40.000). También se acordó con los gremios lograr que los que estén en edad y condiciones de jubilarse, lo hagan. Es decir, que los jubilados en actividad deberán dejar sus puestos de trabajo para dar su lugar a quienes no estén dentro de esa franja.

A cambio de la paz social, las empresas garantizaron que por el período de vigencia de las suspensiones no habrá despidos sin justa causa. A su vez, avalaron que ante la situación de crisis que atraviesa la industria priorizarán en primer término la mano de obra local.

Más allá de Neuquén, hay unos 10.000 trabajadores en riesgo en toda la industria petrolera. En esta línea, se estima que el PPC terminará extendiéndose a Chubut y a Santa Cruz. Y es que las petroleras redujeron sus planes de inver sión para este año, y trasladaron sus estimaciones a las empresas de servicios que aportan en la mayoría de los casos el grueso de empleados que trabajan en un yacimiento.