Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Negocian canasta de medicamentos a precio sugerido hasta fin de año

La Secretaría de Comercio les había entregado un listado de las drogas que deberán integrar la lista y cada empresa hará su aporte. Comenzaría a regir en julio

Los laboratorios trabajan contrareloj para presentarle al Gobierno la lista de medicamentos que integrará una canasta con precios sugeridos. En los últimos días, la Secretaría de Comercio les manifestó a las cámaras del sector que el objetivo es arrancar en julio y mantener los valores de un grupo de productos al menos hasta fin de año. Si bien muchas compañías discrepan con la idea por el actual contexto de suba de costos, la intención es hacer buena letra y acompañar.
La negociación comenzó días atrás, luego de que el bloque de legisladores de Cambiemos denunciara a la industria por haber incrementado los precios entre el 12 de diciembre y mayo un 36,5%, con algunos picos de hasta 50%. El jefe del bloque del PRO de Diputados, Nicolás Massot, había anticipado que el bloque presentaría una denuncia ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, pero fuentes oficiales aseguraron que aún no ingresó la acusación. En el sector creen que se trató más bien de una puesta en escena, que ayudó al oficialismo a justificar este acuerdo de precios que intentan obtener.
La cartera que dirige Miguel Braun les presentó a las cuatro cámaras del sector (Cilfa, Caeme, Cooperala y Capgen) una lista de principios activos para que las entidades se los entreguen a los laboratorios y cada firma determine qué medicamentos puede aportar a esta canasta. Figuran desde antibióticos, antialérgicos, antihipertensivos, analgésicos y antiinflamatorios hasta medicina para el colesterol, insulina y productos oncológicos, entre otros. "Cada empresa participará con los productos que pueda y así se irá formando la canasta", afirmó el directivo de un laboratorio nacional.
Fuentes de la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (Caeme) aseguraron que las empresas asociadas "están colaborando con el Gobierno" y le están haciendo llegar sus respectivas listas. Incluso, varias están manteniendo reuniones con funcionarios de Comercio. A su vez, desde el sector de laboratorios nacionales coincidieron en la voluntad de colaborar, aunque plantearon que mantener los precios hasta fin de año con el actual incremento de costos seguirá afectando los márgenes de la industria. Más allá de los aumentos generados a partir de la devaluación, la industria de medicamentos fue una de las más rezagadas en materia de aumentos respecto de la inflación entre 2003 y 2014, según un informe que M&S Consultores publicó el año pasado. El documento incluye al rubro dentro de los sectores "perdedores", junto a los servicios públicos, que funcionaron durante la década K con subsidios estatales.
El informe presentado a fin de mayo por el bloque de Cambiemos enfatizó, por el contrario, que la industria subió fuertemente los precios de los medicamentos tras la devaluación y que se debe a "una estructura concentrada que maneja a su gusto toda la cadena productiva y comercial". Los diputados habían afirmado que estaban decididos a "utilizar todas las herramientas institucionales y legislativas para lograr un profundo cambio en este sector, que mejore la competitividad y brinde una oferta amplia y de calidad a precios razonables".
El documento dado a conocer incluyó ejemplos de drogas con sus respectivas variaciones de precios. Es el caso del ibuprofeno en comprimidos, que mostró un aumento que osciló entre el 26,4% y el 41,8%, según el laboratorio; del omeprazol, que tuvo un incremento promedio del 29,4%; del enalapril, con el 42,2%; de la amoxicilina, con el 28,9%; del clonazepam, con el 40,6%; o del pantoprazol, con el 43,1%, entre otros.