Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Necesidades "reales" de financiamiento treparán hasta el 10% del PBI en 2017

De acuerdo con los lineamientos presentados por el Ejecutivo, sin deuda intra sector público y préstamos de organismos, harán falta $ 977.287 millones

El secretario de Finanzas, Luis Caputo, defenderá hoy el proyecto

El secretario de Finanzas, Luis Caputo, defenderá hoy el proyecto

Las necesidades de financiamiento reales para el año próximo alcanzará al 10% del PBI, esto es descontando la deuda que se sabe se puede refinanciar, básicamente dentro del sector público. Así surge del proyecto de Presupuesto que se empieza a discutir hoy en el Congreso (ver aparte), que fue presentado el jueves pasado por el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, en el que se detalla que harán falta $ 977.287 millones, sin contabilizar las obligaciones que se pueden postergar y neto de los préstamos que se sabe el país puede recibir de organismos multilaterales.

"La deuda con la Anses y con el Banco Central se va a refinanciar, por lo tanto las necesidades alcanzan al 10% del PBI para 2017", detalló el economista Rafael Flores, de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (Asap).

Según números del proyecto de Presupuesto, en 2017 las necesidades totales llegarán a $ 1.735.634 millones, que representan el 17,8% del PBI. De este monto, el resultado financiero se prevé deficitario en $ 480.801 millones, que equivale al 4,9% del PBI estimado para ese año. A este se suman las amortizaciones de la deuda previamente contraida y a la cancelación de otros pasivos por $ 1.042.501 millones, (10,7% del PBI), así como también a otros compromisos financieros (inversión financiera, por $ 212.332 millones, 2,18% del producto).

"No obstante, varios de los conceptos incluidos en la amortización de deuda y cancelación de pasivos pueden ser refinanciados de manera automática, por lo que no constituyen una carga financiera efectiva", vaticinan desde la Asap.

Entre estos, destacan los adelantos transitorios del Banco Central, que se prevé que se renovarán por un monto de $ 430.950 millones (que aportarán un financiamiento neto del orden de $ 90.000 millones); préstamos del Banco Nación, por $ 25.503 millones; y operaciones intra sector público, que se estiman en $ 201.479 millones.

A su vez, estiman que habrá financiamiento proveniente desde organismos internacionales y multilaterales por $ 100.487 millones, que un 15% provendría del BID, en un 10% del BIRF, y el restante 75% del CAF, FIDA, Fonplata y otros, sin mayores especificaciones en el proyecto de presupuesto.

De esta manera, las necesidades de financiamiento "efectivas" pasan a ser de $ 977.287 millones, que representan 10% del PBI, "una magnitud significativa, pero sensiblemente menor al monto bruto", sostienen desde la Asap.

"Es un porcentaje esperable: de ese 10% del PBI, 7,2% del producto es el resultado financiero sin rentas", detalló Gabriel Caamaño Gómez, de la Consultora Ledesma.

Como lo hizo el gobierno en los primeros meses del año, en 2017 también buscará cubrir estas necesidades con emisión de deuda. "Están apuntando a colocaciones en el mercado local como internacional", agregó Flores.

Para Caamaño Gómez, el mercado internacional sigue líquido. Sin embargo, resaltó dos aspectos a tener en cuenta. Por un lado, "la discusión es si es sostenible esa trayectoria de endeudamiento". Y, por el otro, subrayó que también un tema con diferentes posturas es el efecto macroeconómico del déficit fiscal.

Por su parte, la consultora Ecolatina consideró que la meta de inflación prevista en el proyecto oficial de Presupuesto, en un rango de 12% a 17% "no será fácil de alcanzar" y evaluó que la pauta de crecimiento de la economía de 3,5% por ciento "luce un poco optimista".

Sobre la meta de déficit primario e 4,2%, Ecolatina planteó que "los lineamientos fiscales parecieran exhibir cierto optimismo difícil de alcanzar: por un lado, los recursos parecerían estar sobreestimados, y en el caso de los gastos, subestimados".