Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Murió ex presidente iraní acusado por la causa AMIA

El ex presidente iraní Akbar Hashemí Rafsanjaní, sindicado como uno de los autores intelectuales del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, murió ayer en la capital, Teherán, producto de una crisis cardíaca. El ex mandatario, que ocupó la presidencia del país entre 1989 y 1997, tenía pedido de captura de Interpol desde 2006.

Rafsanjaní comenzó una crisis cardíaca que motivó su traslado de urgencia al hospital Shohada, en el norte de Teherán, donde finalmente falleció. Su muerte conmocionó a la opinión pública de su país, por tratarse de una de las personalidades más influyentes de la escena política local desde la Revolución Islámica. Conocido su deceso, el líder supremo iraní, Alí Jameneí, lo calificó como "un compañero de lucha y amigo". En tanto, varios de sus seguidores se congregaron frente al hospital para llorar su muerte.

En octubre de 2006, Rafsanjaní quedó en el centro de la escena luego de que un equipo de fiscales argentinos lo acusara formalmente por el atentado terrorista que demolió la sede de la AMIA y dejó 85 muertos. Su interrogatorio era pretendido por la Justicia argentina desde el atentado a la mutual judía, pero no recibió pedido de captura por encontrarse entonces en el ejercicio de la primera magistratura de su país.

Junto con el ex presidente, se pidió entonces la captura de funcionarios que se desempeñaban en el país durante el atentado de 1994. La orden alcanzó al ex embajador de Irán, Hadi Soleimanpour; los ex ministros Alí Fallahijan y Alí Akbar Veleyati; los ex comandantes Moshen Rezai y Ahmad Vahidi; el ex jefe de Seguridad Exterior Imad Fayez Moughnieh; el ex consejero cultural en Argentina, Mohsen Rabbani, y el tercer secretario de la delegación diplomática en Buenos Aires, Reza Ashgari.

Por los pedidos de captura, el gobierno iraní, entonces presidido por Mahmud Ahmadineyad, amenazó con solicitar a nivel internacional las detenciones del fiscal especial del caso AMIA, Alberto Nisman, y el ex juez Juan José Galeano, primer instructor de la causa que en los años 90 ya había pedido capturas de iraníes, sin éxito.

Entre los numerosos puestos ocupados por Rafsanjaní desde la Revolución Islámica de 1979, se destaca la jefatura de la Asamblea de Expertos entre 2007 y 2011, un órgano entre cuyas atribuciones figura el control y, de ser necesario, la destitución y elección del líder supremo. Desde finales de la década de los 80 y hasta la actualidad, también encabezó el Consejo del Discernimiento, que media entre los poderes del Estado.

El difunto tuvo a su cargo la tarea de dirigir la reconstrucción del país tras la guerra con Irak (1980-1988) y puso en marcha la política de apertura hacia Occidente.