Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Moyano se va de la CGT con amenaza de combatir las "barbaridades" del Gobierno

Al borde de culminar su mandato en la central, el camionero reprochó los "disparates" del Ejecutivo y alertó con una reacción sindical. Crece la pelea por la conducción cegetista

Moyano volvió a respaldar a Schmid para la futura conducción de la CGT

Moyano volvió a respaldar a Schmid para la futura conducción de la CGT

A horas de culminar su tercer mandato consecutivo al frente de la CGT, jefatura que dejará como gesto en pos de la unidad del sindicalismo peronista, Hugo Moyano ensayó ayer una escena de despedida en la que profundizó la línea crítica hacia las medidas del Gobierno y advirtió al presidente Mauricio Macri que "no se puede seguir aguantando las barbaridades que están haciendo".

Moyano cargó duro contra los aumentos en las tarifas de gas, agua y electricidad y los pedidos de Macri para que los argentinos reduzcan su consumo de energía y alertó que "ese tipo de disparates tiene un límite". Acto seguido, desafió: "Cuando salgamos a pelear por las reivindicaciones que les están quitando a los trabajadores, esa pelea va a ser muy dura y ese tiempo no está muy lejano".

El líder camionero fue el orador central de un encuentro de la Juventud Sindical Nacional, realizada en la sede del gremio de Plásticos en Esteban Echeverría, y en la previa del plenario de mañana, que marcará el fin de su tercera gestión consecutiva al frente de la CGT, apuró una especie de adiós al afirmar: "Me voy del cargo pero no de la lucha, y vamos a estar juntos en la lucha, en la calle y donde sea necesario".

En su discurso, el gremialista volvió a cuestionar la falta de "sensibilidad" del Presidente y se quejó de que en el Ejecutivo "no saben ni explicar las macanas que se mandan, los desastres que se mandan" con sus medidas. "Parece que se burlaran de la gente porque hacen comentarios que no tienen nada que ver con la realidad, que en la casa se anda en patas o se anda en camiseta, y así se consume tanta luz; ese tipo de disparates tiene un límite", lanzó.

También aprovechó para ratificar su total respaldo al titular de la CATT y titular del gremio de dragado, Juan Carlos Schmid, para integrar la conducción de la futura CGT unificada. El pronunciamiento constituyó un claro gesto de desautorización contra el titular de Uatre, Gerónimo Venegas, quien ayer mismo se autopostuló para conducir en soledad la nueva central, en una actitud que desde diversos sectores sindicales interpretaron como una maniobra alentada por la Casa Rosada para meter una cuña en la interna cegetista.

Sin nombrarlo expresamente, Moyano castigó duramente a Venegas al cuestionar a los dirigentes que, según dijo, "se llenan la boca y ponen grandes cuadros de Perón y Evita pero luego tienen sueldos de hambre en sus gremios".

La interna por la definición de la futura cúpula de la central se recalentó en los últimos días a partir de la presión de algunos espacios gremiales de colar hombres propios a la nueva jefatura, que hasta ahora parecía encaminada hacia un esquema de triunvirato, integrado por Schmid, por el moyanismo; Héctor Daer, por la CGT oficial de Antonio Caló; y Carlos Acuña, por el barrionuevismo.

Además de Venegas, también pretenden hacerse de representantes en la futura conducción los gremios del MASA, que postulan al ferroviario Sergio Sasia; y un sector sindical que alienta al bancario Sergio Palazzo. Esa situación desató el temor de algunos gremios acerca de la posibilidad de que la disputa interna ponga en riesgo las negociaciones por la unidad.