Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Moyano profundiza su pelea con el Central y anuncia paros sorpresivos

En la previa a la cita con Macri, el camionero lanzó un plan de lucha para frenar medida del BCRA que elimina el envío de resúmenes bancarios por correo. Peligran 4000 empleos

En la víspera de la cumbre que el presidente Mauricio Macri compartirá esta tarde con los líderes de las tres CGT, el camionero Hugo Moyano, titular de la central Azopardo, profundizó el conflicto que su gremio mantiene con las autoridades el Banco Central y amenazó con disponer paros sorpresivos en la rama del transporte de caudales para exigir la suspensión de la medida por la que la entidad dispuso eliminar progresivamente el envío de correspondencia financiera a clientes de bancos públicos y privados.
La advertencia fue lanzada ayer por el hijo de Moyano y secretario adjunto del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, luego de una reunión de la cúpula del gremio en la que se decidió rechazar la propuesta del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, de flexibilizar la medida que inicialmente eliminaba por completo el envío de todos los resúmenes de cuenta. Según las estimaciones del sindicato liderado por Moyano, la resolución original de la autoridad monetaria significaba a pérdida de 4000 puestos de trabajo de choferes de la rama correos de la actividad.
Incluso, en su amenaza al titular del Central, Pablo Moyano, llegó a anunciar que como represalia su padre no concurriría hoy al encuentro con Macri, lo que luego fue desmentido por su propio padre. "Mañana (por hoy) voy a la reunión con Macri", aseguró Moyano, aunque ratificó las medidas de fuerza dispuestas por su propio gremio al señalar que la decisión de las autoridades del Central "está completamente fuera de lugar en el momento que estamos viviendo", en clara referencia a los despidos que podría acarrear la resolución.
Al anunciar lo paros sorpresivos que podrían afectar el transporte de caudales, y en consecuencia el suministro de dinero en efectivo para que las entidades bancarias recarguen los cajeros, Pablo Moyano remarcó que "hasta que Sturzenegger no elimine esta resolución nosotros vamos a mantener nuestra postura". Y alertó: "Iniciaremos paros sorpresivos desde esta noche, el jueves, viernes y la semana que viene".
El conflicto entre e BCRA y Camioneros se inició a partir de a comunicación de la autoridad monetaria del pasado 14 de enero por la cual se autorizaba a los bancos públicos y privados remitir a sus clientes los resúmenes de cuenta o de tarjeta de crédito a través de medios electrónicos, como el correo electrónico o el acceso a través de homebanking, un servicio por el que no podrán cobrar cargos ni comisiones. La decisión generó una rápida reacción del sindicato de Moyano y lanzó un plan de lucha con una sorpresiva movilización a la sede del Central para exigir la urgente suspensión de la resolución.
Frente a esa situación, Sturzenegger decidió revisar la medida original y propuso al gremio flexibilizarla mediante la aplicación gradual de la autorización a los bancos para dejar de enviar por correo los resúmenes a sus clientes. Si embargo, esa alternativa tampoco conformó al gremio que decidió profundizar las protestas para exigir la suspensión total de la medida por un plazo mínimo de un año.