Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Moyano le marca la cancha a Macri y más gremios ratifican piso del 30% para salarios

El camionero comparó la previsión inflacionaria del Gobierno con el Indec de CFK y dijo que la suba de precios es mayor. Gremios del transporte se reúnen con ministros

"Será que a (Mauricio) Macri no le caen simpáticos los trabajadores". Contundente y fiel a su estilo, Hugo Moyano se plantó ayer visiblemente molesto por la falta de diálogo del Gobierno con los representantes de las centrales obreras y hasta reprochó la intención de la administración macrista de encorsetar las próximas negociaciones salariales en una banda de entre 20% y 25%, que es la previsión oficial para la inflación de este año. Según el líder camionero y titular de la CGT Azopardo, esa estimación le "hace acordar al Indec del Gobierno anterior" porque, según aseguró "el índice (de precios) es mucho más alto", con lo que volvió a tomar distancia de la posibilidad de aceptar esa referencia para encarar las discusiones paritarias en su actividad.
Si bien Moyano admitió que muchas de la medidas adoptadas por el actual gobierno, como el incremento de las tarifas y las cesantías en el sector público, eran "previsibles" porque la administración kirchnerista "dejó una trama social y económica muy difícil de superar", también alertó que se trata de iniciativas "nada simpáticas" que, en el caso específico del repunte inflacionario y los aumentos en la electricidad "habrá que resolverlos cuando se discutan las paritarias para no perder el poder adquisitivo del salario", indicó.
Y respecto a los despidos en la planta del Estado, advirtió que en muchos caso se "cometen injusticias" por lo que reclamó a los gremios del sector que "reaccionen y salgan a la calle". No obstante, alertó que, "si el Gobierno no da respuesta, tomaremos las medidas que tenemos que tomar y no va a ser necesario que nadie nos diga qué es lo que tenemos que hacer".
A la par de los cuestionamientos del camionero contra la estimación oficial de la inflación 2016, otros gremios anticiparon al Ejecutivo que se sentarán a negociar los próximos aumentos salariales a partir de un piso del 30% que permita compensar la aceleración en la suba de precios. "Hay aumentos muy importantes, como los de la electricidad y alimentos que golpean el poder adquisitivo. Acá el piso para empezar a negociar es del 30%", remarcó el dirigente Juan Carlos Schmid, titular de la poderosa confederación de gremios del transporte (CATT), que el jueves tiene previsto un encuentro con los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Transporte, Guillermo Dietrich. "Vamos a ver que menú pone el Gobierno sobre la mesa para encarar la discusión", indicó Schmid, que dijo desconocer –por otra parte– la pretensión oficial de sumar a la cúpula de la Iglesia Católica como interlocutor en el diálogo social con los gremios.
También Héctor Daer, dirigente de Sanidad y de la CGT de Antonio Caló, expuso dos profundas diferencias con la expectativa del Gobierno con vistas a las paritarias. "El aumento de las tarifas de luz no es chiste y si se suman los que aumentaron el resto de las cosas hablar de una inflación del 20% ó 25% no es muy creíble", subrayó y se mostró expectante con las negociaciones para reunificar la CGT, como instrumento de fortalecimiento del protagonismo político del sector sindical.