RECLAMA EL PAGO DE $ 2.000 MILLONES POR REINTEGROS DE LA EX APE

Moyano alienta ola de juicios contra el Estado por millonaria deuda con las obras sociales

Convocó para mañana a una reunión para definir las demandas que llevarán a la Justicia. Sus opositores prefieren negociar con el Gobierno el reparto de esos recursos

Mientras los gremios enfrentados con su conducción siguen apostando al diálogo con el Gobierno para destrabar el reparto de fondos a las obras sociales, Hugo Moyano pondrá en marcha esta semana la estrategia de recurrir a la vía judicial para hacerse de esos millonarios recursos. Por ello el camionero convocó para mañana a una reunión de las autoridades de obras sociales de los gremios alineados con su CGT. La pretensión del jefe sindical es que de ese encuentro surja un consenso para iniciar una catarata de demandas judiciales contra el Estado, tanto por el retraso en el pago de reintegros de la ex Administración de Programas Especiales (APE) por los tratamientos de alta complejidad como por el reclamo de distribución de los casi $ 14.000 millones acumulados en el Fondo Solidario de Redistribución (FSR), que el moyanismo considera que corresponden a las prestadoras médicas de los gremios.
En la reunión del martes pasado del consejo directivo de su CGT, el camionero anticipó la decisión de su gremio de recurrir a la vía judicial para destrabar el reparto de esos recursos y pidió que otras organizaciones se plieguen a esa estrategia. Según explicó Moyano, solo a Camioneros el Estado le adeuda más de $ 300 millones por atrasos en los reintegros de la disuelta APE, y consideró agotada la vía administrativa para exigir esos pagos. Se va a discutir como encarar en conjunto el reclamo. La idea de ir a la Justicia es una posibilidad concreta, apuntó un referente del moyanismo respecto de la reunión convocada para mañana.
A contramarcha de la amenaza del camionero, los gremios alineados en el frente antimoyanista ratificaron su decisión de continuar negociando con el Ejecutivo una solución de cara a las dificultades financieras que atraviesan las obras sociales. En ese objetivo tienen agendado para esta semana (posiblemente el miércoles) un encuentro con la titular de la Superintendenta de Salud, la ultrakirchnerista Liliana Korenfeld.
Los opositores a Moyano ya acercaron a la funcionaria una serie de propuestas para destrabar el pago de reintegros atrasados por de alrededor de $ 2.000 millones, recursos que serían necesarios para financiar las deudas que mantienen con sus propios prestadores. Una de esas alternativas contempla reducir del 15% al 10% la retención que el Estado aplica sobre las contribuciones patronales y aportes de los trabajadores a las obras sociales, retención que nutre de recursos el FSR. Según los cálculos gremiales, esa medida representaría para las obras sociales un ingreso anual adicional cercano a los $ 300 millones.
Otra posibilidad es avanzar en una reforma del sistema para que se eliminen los reintegros que hasta ahora pagaba la APE y sean reemplazados por un mecanismo por el cual el Estado financiaría en forma directa los tratamientos médico de alta complejidad y los medicamentos de alto costo. Sin embargo, en el antimoyanismo reconocen que se trata de una solución de mediano plazo.
En el Ejecutivo evalúan otra alternativa para ofrecer a los gremios. La propuesta contemplaría el pago del 17% adeudado a los gremios por reintegros atrasados, a cambio de que estos se comprometan a no reclamar judicialmente el resto de los fondos.