Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Como afecta la corrupción al nivel de riesgo de la deuda latinoamericana

Según un informe de Moodys, las recientes revelaciones de corrupción vinculadas con la constructora brasileña Obedrecht, debilitan la calificación de los países de la región.

Como afecta la corrupción al nivel de riesgo de la deuda latinoamericana

Las recientes revelaciones de múltiples instancias de corrupción vinculadas con la empresa de construcción brasileña Odebrecht en Latinoamérica destacan a la corrupción como un desafío crediticio soberano en la región, dice Moody's Investors Service.

Al analizar las potenciales implicaciones crediticias, Moody's señala que la mayoría de los países latinoamericanos tienen puntuaciones relativamente débiles en indicadores de "gobernanza" (eficacia, calidad y buena orientación de la intervención del Estado) relacionados con la corrupción, y que tales puntuaciones se han debilitado en la última década.

"Incorporamos indicadores de corrupción comparables a nivel global a nuestra evaluación de fortaleza institucional soberana", dice Renzo Merino, Assistant Vice President de Moody's mientras afirma: "Nuestra evaluación de fortaleza institucional es un componente importante en nuestro análisis general de perfiles crediticios soberanos".

Con base en varios indicadores de gobernanza, la mayoría de los países latinoamericanos tienen una puntuación que se ubica en los rangos "Bajos" y "Muy Bajos" para control de la corrupción. Solamente Chile, Costa Rica y Uruguay tienen puntuaciones más cercanas al extremo superior de la escala.

Además, de acuerdo con el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional (TICPI, por sus siglas en inglés), el país promedio de América Latina se ubicó en la posición 100 entre 176 países en 2016, lo que representó un deterioro de su clasificación en comparación con la posición 86 entre 163 países en 2006.

Según Moody's, si bien el reciente escándalo de Odebrecht evidenció la diseminación de la corrupción en la región, también tendrá consecuencias negativas en el corto plazo para el crecimiento de un número de países de Latinoamérica, dado que algunos proyectos de infraestructura importantes en países tales como Perú, Colombia y Panamá son cancelados o aplazados.

Sin embargo, Moody's destaca que "la naturaleza de alto nivel de las recientes revelaciones de corrupción podría tener beneficios al impulsar reformas en el mediano plazo".

Si las reformas conducen a una mejora de las puntuaciones de los indicadores de corrupción y a un fortalecimiento de las instituciones, éstas abordarán uno de los principales desafíos crediticios soberanos en la región, afirma Moody's.

"La combinación de investigaciones de alto nivel sobre la corrupción con crecientes presiones sociales ha ofrecido a los gobiernos de la región la oportunidad de fortalecer sus medidas anticorrupción", dice Merino.

"Si se aplican eficazmente, estas decisiones deberían representar un beneficio para las instituciones y el perfil crediticio soberano de Latinoamérica en el largo plazo".