U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Monotributo: una de cal y otra de arena para condominios

Con el Decreto 601/2018, publicado hoy en el Boletín Oficial, casi un mes después de la entrada en vigencia de las modificaciones de la reforma tributaria, se aprobó esa reglamentación.

Monotributo: una de cal y otra de arena para condominios

El Poder Ejecutivo reglamentó la reforma tributaria en el capítulo que modificó al Monotributo y definió que en los condominios tendrán que ser monotributistas todos y cada uno de los condóminos que cobran el alquiler por el inmueble que tienen en condominio. Si uno es inscripto en el régimen general por otra de sus actividades, ninguno podrá estar en el Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes.

La reforma tributaria sancionada el 29/12/2017 trajo grandes cambios referidos al Monotributo, los que entraron en vigencia el pasado 1° de junio. Sin embargo, como suele ocurrir con las normas impositivas, existían una serie de inquietudes que debían resolverse con el dictado de la reglamentación, comentó Ezequiel Passarelli, del estudio SCI.

Con el Decreto 601/2018, publicado hoy en el Boletín Oficial, casi un mes después de la entrada en vigencia de las modificaciones de la reforma tributaria al Monotributo, se aprobó esa reglamentación.

Un primer punto importante refiere a la recategorización que de ser cuatrimestral pasó a ser semestral. Respecto de la del primer semestre, la reglamentación determina que AFIP  podrá dar un plazo adicional para que los monotributistas cumplan con su obligación, considerando que el semestre está terminando y recién hoy se publican las normas complementarias.

Otro de los principales interrogantes, refería a los condominios (es decir, cuando dos o más personas son dueñas de un mismo inmueble): ¿iban a poder seguir dentro del Monotributo o no?

La razón del interrogante respondía a que los condominios eran asimilados a las sociedades según la reglamentación anterior, y a partir de la reforma tributaria, las sociedades ya no pueden estar dentro del Monotributo. Con lo cual, una gran parte de la doctrina entendía que los Condominios quedarían también fuera del régimen, explicó Passarelli.

Finalmente, la reglamentación estableció que los condominios podrán seguir dentro del Monotributo, pero con un gran cambio: cada persona (condómino) podrá adherir en forma individual al régimen.

Es muy importante tener en cuenta que, esta opción solamente podrá utilizarse si todas los condominios adhieren en forma individual al régimen por el alquiler del inmueble que tienen en condominio.

En definitiva, si alguna de las personas no puede ser monotributista (por sus propios parámetros de facturación), el resto de las personas tampoco podrían serlo y deberán tributar por el régimen general, indicó Passarelli.

Marcelo D. Rodríguez, de MR Consultores, consideró positiva la medida y coincidió en que todos los condóminos tienen que tener la posibilidad de adherir al Régimen Simplificado y ninguno ser inscripto en el régimen general para poder ejercer la opción por el Monotributo.

En el caso de condominios que no puedan ser monotributistas, deberán integrar el alquiler a la declaración jurada como renta de sociedad (tercera categoría) en el Impuesto a las Ganancias, añadió Rodríguez.

Ahora bien: ¿qué pasará con todos los condominios que se dieron de baja del monotributo el 1° de junio, entendiendo que ya no podrían estar dentro del mismo? ¿Se les permitirá reingresar?, dejó planteado Passarelli.

Un segundo aspecto para destacar refiere a los socios y directores de sociedades comerciales. Al respecto, la reglamentación termina por definir que los mismos podrán ser monotributistas, pero no por sus ingresos como tales; es decir, dividendos, retiros de utilidades y honorarios como directores o socios gerentes, sino por otra tarea que tengan, por ejemplo en el campo profesional.

Por todos los ingresos referidos a la sociedad deberán pagar jubilación en calidad de autónomos y tributar Impuesto a las Ganancias por el régimen, presentando la declaración jurada anual correspondiente.

Otro punto significativo que se aclara refiere a las importaciones de bienes. Con la reglamentación anterior, se entendía que “los monotributistas no pueden importar”.

La nueva reglamentación clarifica esta cuestión, determinando que podrán importar bienes para la elaboración o producción, o bien para la prestación de servicios. Y, además, que podrán importar servicios (cuestión que antes ni siquiera se mencionaba), a menos que se trate de servicios que se contraten para su comercialización, concluyó Passarelli.