Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Mirtha Legrand contó detalles de la cena de honor con Barack Obama

En su programa de televisón, la diva de los almuerzos relató cómo fue su encuentro con el presidente estadounidense en el Centro Cultural Néstor Kirchner.

Mirtha Legrand contó detalles de la cena de honor con Barack Obama

Mirtha Legrand contó este mediodía en su programa todos los detalles de la cena de honor organizada por Mauricio Macri para agasajar al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, a la que fueron invitadas unas 400 personas.

La diva televisiva aclaró que no se trató de "una cena farandulesca", tal como definieron algunos medios, y aclaró que el ex protagonista de Los Simuladores, Martín Seefeld, y ella eran "los únicos actores" presentes.

Además, "la chiqui" contó que fue impulsada por su nieta Juanita para que se acercara a la mesa principal a saludar a los mandatarios.

"Yo me dirigí a saludar a Mauricio para agradecerle la invitación. Mientras yo hablaba, Mauricio lo llama al presidente de Estados Unidos para presentarnos. Yo no hablo mucho inglés, pero sé que le dijo que yo era una persona muy importante de Argentina", narró la diva de los almuerzos.

"Obama se levantó rápidamente, me saludó con mucho afecto, me parece que me dio las dos manos, y yo le dije 'my name is Mirtha Legrand'. ¿Y saben que más le dije? Yo sé que me van a criticar, pero se los cuento igual, le dije 'kiss me'. Le di un beso, le dije 'thank you Mr. President' y en lugar de 'good bye' le dije 'bye, bye'", reveló Mirtha entre risas.

Luego, destacó el look de la primera dama argentina, Juliana Awada, y para concluir el relato recomendó visitar el Centro Cultural Néstor Kirchner, al que definió como "un lugar fantástico".