Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Ministerio Público: limbo por quiebre entre Pichetto-Pinedo

Ambos pretendían conseguir dictamen ayer, tras posponerlo una semana. Pichetto aceptó modificaciones clave, pero Pinedo no estuvo de acuerdo y presentó uno propio

Ministerio Público: limbo por quiebre entre Pichetto-Pinedo

El rápido consenso que parecían haber alcanzado un sector del peronismo y Cambiemos en el Senado para reformar la ley del Ministerio Público Fiscal quedó ayer empantanado cuando el frente que integraban Federico Pinedo (PRO) y Miguel Pichetto (PJ-Frente para la Victoria) para avanzar con el tema se quebró. Como resultado, la reunión de comisión en la que la sociedad de los oficialistas y parte de los opositores apostaba a conseguir dictamen quedó pospuesta sin fecha.

Las diferencias al interior del peronismo ya habían provocado asperezas que impidieron que los impulsores del proyecto consiguieran dictamen la semana pasada. Ayer, esa discusión interna obligó a Pichetto a presentar un nuevo texto, con varios cambios al proyecto original. Entre otras cuestiones, el titular de la bancada mayoritaria y el presidente de la comisión de Justicia, Pedro Guastavino, planeaban llevar a la reunión trunca una propuesta morigerada.

En el nuevo texto, al que tuvo acceso El Cronista, los peronistas eliminaron la posibilidad de que el procurador sea suspendido durante el proceso de remoción; establecieron la protección de las procuradurías especiales creadas durante la gestión de Alejandra Gils Carbó; llevaron la duración del mandato a seis años por única vez; y aumentaron a dos tercios de los presentes en el Senado la cantidad de votos necesarios para echar al procurador. Todas las modificaciones están relacionadas con los cuestionamientos que organismos especializados le habían hecho al proyecto la semana pasada.

Además, los senadores peronistas, enfrentados con el sector kirchnerista de su propio bloque, también terminaron aceptando eliminar la cláusula transitoria tercera del proyecto original, que planteaba dejar sin efecto las designaciones efectuadas sin concurso en las

estructuras centrales de la Procuración General y Defensoría General a partir de la entrada en vigencia de la Ley de Ingreso Democrático a la Justicia.

Ante estas concesiones, la Casa Rosada ordenó romper la sociedad que para presentar el proyecto había sellado con el sector peronista que se referencia en Pichetto y, pasado el mediodía de ayer, apenas tres horas antes de la reunión de la comisión, presentó un proyecto propio. Con la firma de Pinedo, el texto mantiene los lineamientos centrales de la cuestionada iniciativa que habían presentado atrás junto al peronismo. Sostiene incluso la suspensión del procurador mientras dure el proceso de remoción en el Congreso. Acepta, sin embargo, endurecer los requisitos para echar al procurador, llevando a los dos tercios de los votos del Senado la mayoría necesaria para hacerlo.