Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Minichoripanes, canciones de Sombras y Lía Crucet y una Antonia tímida en la fiesta argentina para los Reyes

Minichoripanes, canciones de Sombras y Lía Crucet y una Antonia tímida en la fiesta argentina para los Reyes

Coreógrafo, cantante y bailarín. Así define Wikipedia a Carlos Casella, el hombre que ayer se convirtió en el protagonista estelar de la cena de agasajo que Mauricio Macri y Juliana Awada le dieron a los Reyes Felipe VI y Letizia. Ni la exquisita guitarra zurda de Atahualpa Yupanqui, ni el conmovedor bandoneón de Astor Piazzola. En el patio de la fastuosa residencia del Pardo donde se alojaron el Presidente, su familia y su mesa chica, la representación musical de argentinidad la aportó Casella.

Aunque los derechos de autor los debería cobrar Daniel Agostini, el ex cantante del Grupo Sombras al que, violines y chelos de por medio, le ajustaron a un tono más lírico el clásico de la cumbia ‘La Ventanita’. "Miren que si no les gusta me subo a cantar yo", exclamó Macri dirigiéndose hacia las cerca de 300 personas presentes en la recepción, de la que participaron personalidades de todos los sectores. Además se tocaron temas de Lía Crucet y otros característicos de la cultura española e italiana.

De las dos horas del evento –una especie de cierre protocolar de la gira– sin embargo, el Presidente, su mujer y los Reyes estuvieron media hora, ya que luego fueron a cenar dentro de la residencia. Pero el variopinto de situaciones que se dieron en ese tiempo fue interminable.

En un rincón dialogaban, como si fueran conocidos de toda la vida, el ex senador radical Ernesto Sanz, integrante de la comitiva, con el distendido presidente Mariano Rajoy y José María Aznar, ex mandatario español con el que Macri se reunirá mañana. Al lado, convergían figuras del relieve de Diego Simeone, el exitoso entrenador argentino de Atlético Madrid, con ministros como Susana Malcorra, que asistió con su familia, o el siempre sonriente Francisco Cabrera.

En la otra punta del inmenso patio apareció, de repente, Antonia Macri, protagonista estelar de otras giras, pero lejos de los flashes en este viaje a Madrid. Fascinada según su padre con la residencia que habitó en Madrid, la nena de cinco años estuvo todo el tiempo aferrada a la pierna de su niñera, tímida e inocente ante el contacto de los presentes.

Elegante, el senador y referente sindical del sector petroleros Guillermo Pereyra caminaba al lado del reconocido escritor peruano Mario Vargas Llosa, acompañado constantemente por su distinguida mujer, la filipina Isabel Preysler, ex esposa del cantante Julio Iglesias. Jorge Triaca intercambiaba comentarios con Emilio Monzó, el periodista Martín Caparrós dialogaba con colegas, y el ministro Pablo Avelluto, bastón en mano, saludaba a empresarios.

El menú fue a tono con la celebración: hubo pequeños pocillos con locro, minichoripanes, guiso y diferentes tipos de pescado que se sirvieron a la par del fino vino, la fresca cerveza y un intomable jugo de tomate frío. Para cerrar, generó problemas un detalle que no se previó en la construcción de un palacio que data de 1558. Se hicieron decenas de habitaciones, pero apenas cuatro baños unisex. Las filas para poder ingresar fueron eternas.

Más notas de tu interés

Comentarios4
José Luis Favant
José Luis Favant 24/02/2017 11:46:50

que duro es ser diplomatico.....

Nestor Ge
Nestor Ge 24/02/2017 07:57:33

Cholo Simeone, Tini Stoessel, mucho "glamour", POCA REALIDAD.........cada dia mas parecido al reinado de CarlosI de Anillaco.

Roman Quiroga
Roman Quiroga 24/02/2017 06:35:19

Hermoso todo ... muentras tanto en el planeta tierra la estamos pasando mal , los de a pie la sufrimos cada vez mas , igual yo soy globo y me voy a sacrificar x mi presidente que dice que sufre x nosotros