Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Mientras estudian no hacerlas, los contratos de las represas K pasan de Frigerio a Aranguren

Habían quedado bajo la órbita de la Secretaría de Obras Públicas, que depende de Interior. El viernes, Macri le planteo al presidente chino “revisar” esas obras y le ofreció, a cambio, que su país financie tres centrales nucleares.

Mientras estudian no hacerlas, los contratos de las represas K pasan de Frigerio a Aranguren

El contrato para la construcción de las represas hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic en Santa Cruz fue transferido desde la secretaría de Obras Públicas, dependiente del Ministerio del Interior, al Ministerio de Energía y Minería, con lo cual el control de ese proyecto estará ahora en manos de Juan José Aranguren.

A través de un decreto que lleva las firmas del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del propio Aranguren, también transfiere “los derechos y las obligaciones emergentes” de esos contratos y estipula que el Ministerio de Energía y Minería “ejercerá la calidad de comitente de la obra” tendrá “la facultad de aprobar los desembolsos correspondientes a su ejecución”.

Junto con el traspaso del contrato y los derechos, el decreto transfiere además el presupuesto correspondiente: diez mil millones de pesos entre lo previsto como adelantos a proveedores y los estudios e investigaciones.

El viernes, en un encuentro bilateral que mantuvieron en el marco de la Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington, el presidente Mauricio Macri le transmitió a su par de china, Xi Jinping, una propuesta para “revisar” la construcción de las represas, con financiamiento chino, y que a cambio su país financie tres centrales nucleares.

China no se mostró molesta en revisar los acuerdos, como pedimos, porque lo ven como parte de un proceso donde las relaciones se ampliaran en lugar de achicarse (…) Xi Jiping lo tomó, entendió que empezaba otro proceso y que nosotros queremos profundizar la relación”, sintetizó el Presidente a Cronista.com.