Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Mensaje del Gobierno a los empresarios: ya no tendrán el monopolio del reclamo

Imagen de HERNAN DE GOÑI

por  HERNAN DE GOÑI

Director Periodistico

0
Mensaje del Gobierno a los empresarios: ya no tendrán el monopolio del reclamo

Hay momentos en los que Mauricio Macri no parece haber estado nunca del otro lado del escritorio. Es cuando habla de los empresarios locales con cierto desencanto, porque considera que mantienen actitudes mezquinas a la hora de apostar un poco más por el país. A muchos de ellos los considera lobbistas perpetuos, que ponen por delante hasta el futuro de sus empleados si el Gobierno no accede a condiciones que mejoren la condición particular de sus compañías. Para ellos acuñó el apodo de "círculo rojo", en el que también incluye a periodistas y formadores de opinión.


Por eso no debe sorprender que el Gobierno esté interesado en tener herramientas legales que le permitan tener una relación más firme con el sector empresario. El proyecto de ley de Defensa de la Competencia presentado ayer avanza en ese camino. Si hay algo que la gestión de Cambiemos quería dejar atrás en este rubro era la extrema arbitrariedad que desplegaba Guillermo Moreno. Pero algo en común con el ex secretario de Comercio tienen: la adaptación del axioma peronista que señala que "todos los empresarios son buenos, pero si se los controla son mejores".


Macri es un desarrollista que quiere un Estado presente, pero con su poder de intervención más volcado a lo social que a lo económico. Castigar la falta de competencia y la cartelización, ejes de la propuesta oficial, son políticas que comparte con el estándar político estadounidense. Pero en paralelo, le servirán para recordarle a los empresarios que ya no tienen el monopolio del reclamo. Ahora habrá un Poder Ejecutivo que buscará marcarles la cancha, con reglas duras pero no discrecionales.