U$D

JUEVES 18/04/2019

Massa solo quiere ser presidente y ve en Lavagna el amuleto para romper la grieta

El precandidato del Frente Renovador dejó en claro que no aceptará ninguna otra candidatura. Cusca captar parte del electorado que hoy mira al ex ministro como alternativa a la polarización Macri - Cristina.

Massa solo quiere ser presidente y ve en Lavagna el amuleto para romper la grieta

Ni la sorpresiva exitosa irrupción de Roberto Lavagna en la carrera electoral como tercera opción frena las aspiraciones de Sergio Massa. El líder del Frente Renovador quiere ser presidente por su fuerza, dentro del armado de Alternativa Federal (AF), y busca por estas horas capitalizar parte de la buena estrella que arrastra el aún no definido candidato Lavagna.

El ex ministro formó parte de los equipos económicos de Massa en su armado político posterior a su paso por el kirchnerismo. Se mantenía al margen de la vida pública, pero asesoraba al ex intendente de Tigre. Hoy, aunque mantienen un diálogo fluido y afectuoso, el presente los encuentra aspirando al mismo cargo.

Durante el verano mantuvieron dos encuentros de los que trascendieron generalidades, coincidencias de unidad y fotografías. Ayer, durante una entrevista en Radio con Vos, Massa sostuvo: “No hay que imaginar que (Roberto) Lavagna y yo vamos a hacer cosas distintas” en vistas de una posible interna, siempre y cuando el economista acceda a la PASO en AF que hoy rechaza.

Massa encontró en la popularidad de Lavagna en las encuestas el amuleto para concretar la ruptura de la grieta, la polarización entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner. El buen momento del ex funcionario de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner quedó de manifiesto el domingo, cuando el presidente lo tildó de “soberbio” y le endilguó haber participado en gobiernos anteriores. El líder del PRO corrió así, por un momento, el foco de sus críticas de Cristina Kirchner a Lavagna.  

En el equipo de Massa consideran que el economista cosecha hoy entre 10 y 15 puntos, “pero que no se los saca a Massa”, aclaran, sino a Cambiemos. Con esos números, más los suyos y los que puedan traccionar el resto de los candidatos de AF – Juan Manuel Urtubey y Miguel Ángel Pichetto- se entusiasman con posibilidades concretas de pelearle la reelección a Macri.

Massa y Lavagna durante uno de los encuentros mantenidos en el verano.

Aunque aún afirman que es temprano en el calendario electoral para definir si AF elegirá a su candidato en una interna o por consenso, Massa ya advierte y recuerda que él solo aspira a la presidencia. No le interesa pelear la provincia de Buenos Aires ni regresar al Congreso. Menos una alianza con el kirchnerismo, aunque Eduardo “Wado” De Pedro lo haya invitado.  

El hijo pródigo

La buena sintonía entre Massa y Lavagna se materializa en el rol de Marco Lavagna. Diputado por el Frente Renovador desde 2015 trabajó en los equipos económicos del massismo al igual que su padre. “Es un ejemplo de que todo esta bien entre ellos”, afirman desde dentro de la fuerza.

El hijo pródigo responde a ambos con una postura de equilibrio. Es el hijo del sorpresivo pre candidato a presidente, pero también la apuesta del Frente Renovador en la Ciudad de Buenos Aires como pre candidato a jefe de Gobierno.

Massa junto a Marco Lavagna

El territorio porteño siempre le fue esquivo a Massa. En 2015 el pobre armado a cargo del multi partidario Diego Kravetz – hoy responsable de la seguridad del partido de Lanús que gobierna el macrista Néstor Grindetti – apenas consiguió que, casi como un favor, el economista Guillermo Nielsen fuese su candidato a alcalde sin siquiera poder superar las PASO. En 2017 su cabeza en la lista de precandidatos a diputados nacionales por la Ciudad también fue para un economista, Matías Tombolini, tampoco superando las PASO.

Hoy Marco Lavagna fue habilitado por el ex intendente de Tigre a encargarse del armado capitalino. En ese sentido mantiene buenos lazos con parte del peronismo vernáculo como el dirigente Fernando Barrera y trabaja para intentar darle a su actual jefe político un puñado de diputados propios en la Legislatura. En la otra vereda, algunos ya se imaginan una boleta con la leyenda “Lavagna – Lavagna”.

Comentarios1

Capullo, lo de Massa es grotesco, si él y Lavagna proponen lo mismo por qué no lo deja al anciano ya que otra oportunidad no tendrá y él va como su vice, el Ego lo pierde. Igual van a perder no importa lo que digan o hagan. ¨rubenardosain.wordpress.com¨

Más notas de tu interés