Massa no se baja de una PASO, mientras Vidal mira a Tigre

Tanto el nuevo dirigente de Todos, como Scioli, mantienen por ahora sus precandidaturas. El intendente tigrense Zamora reclama primarias y comenzó a recibir mensajes desde Cambiemos

Como en el experimento de Schrödinger, en el que en una caja cerrada se desconoce si un gato encerrado está vivo, muerto o ambas al mismo tiempo, con las PASO del Frente de Tod@s ocurre lo mismo. Sergio Massa continúa insistiendo con ser precandidato presidencial para enfrentar al binomio Fernández-Fernández pero no es el único: todavía, al menos en público, no se bajó Daniel Scioli.

"Hasta el 22 hay tiempo", repiten desde todos los sectores que acordaron ir juntos. Las definiciones se estirarán, entonces, hasta e último minuto de la medianoche del sábado, antes del cierre de las listas ante la Justicia Electoral. Todo está sobre la mesa, de lo macro a lo micro, con Tigre como caso paradigmático, con una María Eugenia Vidal que puede llegar a tener un candidato que no se imaginaba.

Como si nada ocurriera, Scioli se mostró ayer con su ex ministra de Economía, Silvina Batakis, en la presentación de su libro. "Él dijo el 14 de marzo que era precandidato a Presidente y hasta ahora no dijo lo contrario", repiten cerca del ex gobernador. Desde el kirchnerismo admiten que dos boletas es difícil y tres, casi imposible.

En la intendencia de Tigre no paran de sonar los teléfonos. La insistencia de Massa para cerrar Todos con su esposa Malena Galmarini como única postulante para recuperar el bastión renovador habilitó llamados de otros espacios. El actual alcalde Julio Zamora, uno de los primeros massistas en ir al Instituto Patria, no dudó en denunciar que su ex jefe político busca "proscribirlo", mientras estaría evaluando opciones alternativas: desde ir con boleta corta a competir por afuera. Este segundo escenario ilusiona tanto a los armadores del lavagnismo como a Cambiemos.

Hay otros distritos bonaerenses que serán caldo de cultivo de rumores hasta el 22J. Si bien la cláusula es "con intendente propio, no hay PASO", válida tanto para intendencias K como renovadoras, es más difuso qué sucederá en los que gobierna el oficialismo. La bajada de línea actual es prohibir las primarias donde haya un candidato o candidata con chances de ganar.

Noticias del día