Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Massa juntó a la oposición y presiona para votar los cambios este jueves

El Frente Renovador, el Movimiento Evita, el bloque Justicialista y Progresistas pidieron una sesión especial y obligaron a Cambiemos a apurar el envío del proyecto de Ganancias

Massa juntó a la oposición y presiona para votar los cambios este jueves

Los dos próximos días serán de tironeos incesantes en la Cámara de Diputados, adonde la oposición intentará sesionar y aprobar dos proyectos que incomodan al Gobierno. Con el impulso de Sergio Massa, el Frente Renovador, el bloque Justicialista, el interbloque Progresistas y el Movimiento Evita se unieron para avanzar en una modificación en el Impuesto a las Ganancias este jueves en una sesión especial. Como reacción, el Gobierno anunció que enviará finalmente su proyecto, que viene anunciando desde hace meses, y que se trataría en diciembre. Todo indica, sin embargo, que la movida no logrará evitarle al oficialismo pagar el costo político de votar en contra de la rebaja de Ganancias.

El mapa del poder en el Congreso indica que, unida, la oposición logrará iniciar la sesión. Anoche, el PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV) –que no firmó el pedido de sesión opositora– definió que acompañará la movida. La decisión llegó al cabo de una reunión que se extendió hasta tarde entre el titular de la bancada, Héctor Recalde; su vice, Luis Basterra; y la secretaria parlamentaria, Teresa García. Esta última confirmó a El Cronista que le darán quórum al resto de la oposición. Sin ellos no habría sesión.

En este escenario, la oposición terminará obligando al oficialismo a imponer su tercio para cortar el debate e impedir que avance una reforma en Ganancias que no contemple la propuesta del oficialismo. Como el proyecto llegará al recinto sin haber pasado por comisiones, el massismo y el resto de los opositores necesitarán dos tercios para habilitar el debate sin dictamen, algo que Cambiemos está en condiciones numéricas de evitar.

La propuesta de Massa –todavía no formalizada en un proyecto de ley– fija el mínimo no imponible en $ 48.000 para los trabajadores casados con dos hijos y en $ 34.000 para los solteros, y exime a monotributistas y jubilados. Según detalló el economista de su bloque, Marco Lavagna, una iniciativa que respete esos lineamientos representaría un costo fiscal de $ 48.000 millones, que a juicio del Frente Renovador podría financiarse con impuestos a la renta financiera, al juego, retenciones a las mineras y otras tasas.

Otros sectores opositores, como el bloque Justicialista, pretenden una poda más ambiciosa en el gravamen. "Para nosotros el monto mínimo no imponible debe ser de $ 60 mil en adelante, proponiendo en paralelo un fondo compensador para que las provincias no se vean perjudicadas", detalló al respecto el titular de esa bancada, Oscar Romero.

Mientras que Facundo Moyano y otros legisladores de extracción sindical piden que el mínimo no imponible se establezca por encima de los $ 62 mil. Así, las negociaciones entre la propia oposición continuaban hasta anoche abiertas.

 

También por la Emergencia

Fruto de esas conversaciones, Massa incluyó en el temario de la sesión especial la media sanción del Senado al proyecto para declara la Emergencia Social. Al igual que en caso de Ganancias, el oficialismo tiene el número para evitar que se trate y está dispuesto a pagar el costo político de rechazar la ley.