Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Massa dobló la apuesta: pidió consenso y dijo que votará la emergencia laboral

Diputados del Frente Renovador retrucaron a Macri. A la noche Massa insistió con pedir modificaciones, Caso contrario, apoyará el proyecto que ya tiene media sanción

Massa habló de la situación económica en el "Networking Breakfast"

Massa habló de la situación económica en el

Cuando escuchó al presidente Mauricio Macri, la media sonrisa se le congeló en la cara. Entre dolido y enojado, el líder del Frente Renovador Sergio Massa apuntó todos sus cañones políticos contra el mandatario, quien lo había señalado en conferencia de prensa con nombre y apellido por "acompañar al kirchnerismo" en el impulso al proyecto de ley que prohíbe los despidos sin causa y las suspensiones por 180 días. Uno a uno fueron saliendo los dirigentes del massismo contra Macri, hasta que sobre el final del día habló el tigrense: "Yo le pido al Presidente que piense en los que tienen miedo de perder el trabajo", disparó y también se expresó en contra del posible veto.

Si de algo sirvió la presión pública de Macri fue para que Massa reafirmara su intención de votar a favor del proyecto tal como vino del Senado si finalmente no logra introducir en Diputados los cambios que pretende para dejar a las Pymes al margen de la iniciativa. "Aspiramos al consenso pero si no, acompañaremos el proyecto que viene del Senado", ratificó anoche al portal Infobae, en una entrevista en la que insistió una y otra vez en una idea central: el Gobierno beneficia a los que más tienen y no piensa en los trabajadores.

Hasta Felipe Solá, que había tenido críticas agudas al proyecto que aprobó el Senado, cuestionó al Presidente y su estrategia de polarización constante con el kirchnerismo. "Macri quiere plantear que Massa es kirchnerista, que solo hay dos lugares porque quiere que siga la brecha. No tengo dudas de que el Presidente aumenta la grieta, pero los trabajadores tienen miedo de perder el empleo", subrayó.

El desencuentro y la tirantez entre el oficialismo y el massismo no es nuevo y ya había quedado plasmado justo un mes atrás, cuando el interbloque Cambiemos debió esperar más de la cuenta para lograr abrir una sesión en la que debía convalidar varios decretos de necesidad y urgencia. Aquel día, con el tigrense a la cabeza y varios minutos más tarde de lo previsto, el Frente Renovador ingresó al recinto y habilitó el inicio de la sesión. "¿Viste que nos necesitás?", le señaló Massa al titular del cuerpo, Emilio Monzó, que ahora deberá ver cómo recomponer esa relación.

Y es que el oficialismo no tiene mayorías en ninguna de las Cámaras y el propio Macri se encargó en los últimos días de enojar a los dos legisladores nacionales en posición de facilitarle la sanción de leyes: Massa y el jefe del bloque de los senadores del PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV), Miguel Pichetto, a quien también criticó con nombre y apellido por avanzar con el proyecto que busca frenar los despidos.

Aun antes del episodio de ayer, en el massismo analizaban con estupor ese escenario. "¡Actúan como si tuvieran mayorías y no las tienen!", exclamó agarrándose la cabeza un dirigente de la mesa chica del tigrense que a la vez tiene muy buena relación con el Gobierno. Las palabras de Macri de ayer no hicieron más que confirmarle esa lectura.

Hasta el ex presidente Eduardo Duhalde fustigó al jefe de Estado por su reproche público a Massa. "Macri tiene que tranquilizarse, no puede enojarse con el que vota la ley", le reclamó. Y se sumó, también, la voz de la diputada Graciela Camaño. "Macri intentando decirnos a nosotros, que somos una fuerza opositora, qué es lo que tenemos que hacer... En materia de desempleo las chicanas no sirven", advirtió.

La pelea, de todas formas, promete estirarse. Con la maniobra dilatoria de no girar el proyecto a Diputados (de lo que se informa aparte), el macrismo se garantiza llamativamente que la discusión pública se extienda y sus eventuales aliados se acerquen más a sus acérrimos opositores.