Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Masacre de Pompeya: La Corte Suprema absolvió a Carrera

Carrera había sido sentenciado a 15 años de prisión por atropellar y matar a tres personas mientras era perseguido por la policía. La defensa aseguraba que era una causa ‘armada’.

Masacre de Pompeya: La Corte Suprema absolvió a Carrera

La Corte Suprema de Justicia de la Nación absolvió a Fernando Carrera, que estaba condenado por la llamada “Masacre de Pompeya”, donde murieron atropellados dos mujeres y un nene de seis años en medio de una persecución policial.

La Corte dejó sin efecto la sentencia y dispuso la absolución de Carrera, teniendo en cuenta las particularidades de un caso en el que desde temprano se había cuestionado severamente la legalidad de la actuación de los funcionarios policiales y que la corroboración siquiera parcial de la hipótesis de la defensa imponía a la Cámara de Casación “una revisión más amplia”.

A criterio de la Corte, la sentencia apelada “no satisface el derecho del imputado a que su condena sea revisada de conformidad a los mandatos que derivan de la mencionada presunción de inocencia”. No obstante, se añadió, correspondía que la causa “sea devuelta para una nueva decisión”.

El caso de la Masacre de Pompeya -y las desavenencias policiales y judiciales- quedaron plasmados en el documental ‘El Rati Horror Show’ del cineasta Enrique Piñeyro, donde se expusieron las irregularidades en la investigación que terminó condenando a Carrera.

Todo ocurrió en el mediodía del 25 de enero de 2005, cuando dos mujeres y un nene de seis años cruzaban la avenida Sáenz, en el barrio porteño de Pompeya, en el semáforo de la calle Esquiú, y fueron embestidos por un auto que manejaba Fernando Carrera, huyendo de la policía.

Según Carrera, la policía lo confundió con un ladrón al que estaban buscando y un grupo de efectivos policiales vestidos de civil que manejaba un Peugeot 504 negro sin ningún tipo de identificación policial intentó detenerlo a los tiros y lo balearon.

Herido e inconciente, Carrera manejó tres cuadras en contramando, atropelló a las víctimas, chocó contra otro vehículo y fue nuevamente baleado por la policía. Según su versión, para tapar el error, la policía le armó una causa, inventó un robo y plantó un arma en su auto.

En 2007 Carrera fue condenado por el Tribunal Oral Criminal 14 a 30 años por “robo agravado por su comisión con armas de fuego” y “homicidio culposo agravado por haber sido ocasionado por la conducción imprudente de un vehículo automotor y por la cantidad de víctimas (tres)”, en concurso real con “portación de arma de guerra sin licencia”.

En 2013 la Corte Suprema le ordenó a la Sala III de la Cámara de Casación Penal que revisara la sentencia y el acusado quedó en libertad, pero a los pocos días la Sala III de Casación confirmó que era culpable pero le redujeron la pena a 15 años por robo y homicidio culposo.

Es esta segunda sentencia la que ahora fue anulada por la Corte por entender que el caso no se revisó apropiadamente.

El fallo fue firmado por los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco (en disidencia), Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.