Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Más de $ 37.000 millones para las provincias antes de discutir el Fondo del Conurbano

En la Casa Rosada 21 distritos acordaron la devolución de los 15 puntos de la coparticipación retenida desde 1992. Buenos Aires pide otros $ 300 mil millones

Más de $ 37.000 millones para las provincias antes de discutir el Fondo del Conurbano

Al final, mientras la provincia de Buenos Aires se presentaba ante la Justicia, su gobernadora, María Eugenia Vidal, ante sus pares convocados a la Casa Rosada, no mencionó el elefante en la habitación: el reclamo por $ 300 mil millones del congelado Fondo del Conurbano.

Sí en cambio, en medio de la reunión en la que se selló el acuerdo por el que el Gobierno le girará este año a los 24 distritos $ 37.126 millones de devolución, impulsada por el fallo de la Corte Suprema, existió ayer la firma de los mandatarios de una "carta de intención" para elaborar una nueva ley de coparticipación federal. Sin calendario pero, al menos destacaban ayer en Balcarce 50, el tema se puso sobre la mesa.

Después de ser recibidos a horas de la asunción de Mauricio Macri en diciembre, y las cumbres en Córdoba y Tucumán, convocados por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, los gobernadores y la Nación finalmente rubricaron ayer la devolución de los 15 puntos de la coparticipación retenida desde 1992 para financiar la ANSeS, ordenada con un fallo de la Corte Suprema y un discutido decreto de Cristina Fernández de Kirchner a modo de despedida del poder. Con el 3% por año hasta 2002, repartido en base al porcentaje de convertibilidad, más un préstamo del Fondo de Garantía de

Sustentabilidad de la Anses (que para 2016 será del 6%), el cronograma fue firmado por representantes de 20 provincias y Capital Federal. De esta manera, este año, Buenos Aires será el distrito que más fondos recibirá con $ 9310 millones y Tierra del Fuego el que menos, con $ 523 millones (ver infografía). Para 2020, el Gobierno apuesta a distribuir en todo el país unos $ 309.737 millones.

No todos se fueron contentos de Balcarce 50. "¿Gobernador, cuál es el balance de la reunión?", le preguntó este diario al peronista Gildo Insfrán (Formosa). "Con esta sonrisa te digo todo", replicó, gesticulando. Y antes de que terminara se fue, sin decir nada a la prensa, Alberto Rodriguez Saá; de una San Luis que ya obtuvo el aval de la Corte para la devolución junto a la Córdoba de Juan Schiaretti y la Santa Fe de Miguel Lifschitz, ausente ayer luego de sus recientes cortocircuitos públicos con Macri, por lo que envió a su vicegobernador. En la previa, el puntano venía denunciando discriminación, como en los albores del kirchnerismo.

Con la promesa, también, de llegar a 2020 con equilibrio fiscal en sus cuentas públicas, el acuerdo desliza la posibilidad de una nueva ley de coparticipación, con una previa reforma impositiva. "No hay plazos para hacerla, pero hay voluntad de iniciar su debate", explicó, luego de una conferencia, el sanjuanino Sergio Uñac, quien adelantó que los nuevos fondos transferidos serán destinados a obras. "No se llegó a ese nivel de detalle, probablemente eso tenga que ver con una nueva reunión", se atajó Frigerio ante la consulta de cómo serían los futuros índices de reparto.

A diferencia de lo que alguna vez esgrimió el propio Macri, el ministro Frigerio explicó que el gobierno no le exigirá a los gobernadores que, a cambio, el dinero se utilice en obras y no a gastos corrientes. "Hay provincias que pueden destinar estos recursos inmediatamente a la inversión y otras que vienen arrastrando déficits fiscales más importantes", argumentó.

Frente al mero voluntarismo, el jujeño Gerardo Morales recordó que durante su época de senador fue imposible discutir un nuevo reparto de los fondos a las provincias. Pero se mostró esperanzado ahora: "Creo que puede ser posible a partir de la decisión política del gobierno de también producir una gran reforma tributaria".