Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Martín Lanatta habló desde la cárcel: "Yo recaudaba para Aníbal Fernández"

Dijo que su trabajo en el Renar era recaudar dinero para el exjefe de Gabinete, quien a su vez recaudaba para la expresidenta Cristina Kirchner.

Martín Lanatta, uno de los condenados a prisión perpetua por el Triple Crimen de General Rodríguez, volvió a hablar desde la cárcel y a apuntar contra el exjefe de Gabinete Aníbal Fernández.

Lo responsabilizó por los asesinatos de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina y afirmó que era el "recaudador" de las campañas de la expresidenta Cristina Kirchner.

"Yo recaudaba para Aníbal Fernández. Es uno de los tipos más ricos de la provincia de Buenos Aires. No estoy exagerando. Él hacía la recaudación para Cristina Fernández de Kirchner a través del Registro Nacional de Armas (Renar)", disparó en diálogo con La Cornisa, el programa de Luis Majul.

El condenado también confirmó la relación entre Aníbal Fernández y Marcelo Mallo, el extitular de la ONG "Hinchadas Unidas Argentinas" que es buscado por su supuesto rol en el crimen de los colombianos en el estacionamiento del Unicenter.

"Uno de los que le manejan el bajo mundo a Aníbal es Marcelo Mallo. Encontraron en su poder la pistola que mató a las personas del Unicenter. Es un soldado de Aníbal", aseguró Lanatta.

Sobre la fuga del penal de General Alvear, afirmó que les abrieron las puertas para escaparse por un supuesto acuerdo con el entorno de Aníbal Fernández. Según su versión, había pactado grabar un video para desvincular al exfuncionario del triple crimen.

“Nos abrieron la puerta, dijeron 'acepta la mano que te están dando', ellos nos dan un punto de encuentro, una casa quinta en Buenos Aires,  pero no cumplí con el trato y nos fuimos porque yo sabía que después nos iban a matar, no íbamos a salir vivos”, reveló.