Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Marijuan pidió detener a Parrilli que se defendió: "Stiuso está atrás de todo esto"

El fiscal planteó que el ex secretario de inteligencia puede obstaculizar la Justicia. El ex funcionario dijo que encargó chequear la ubicación de un prófugo

Oscar Parrilli habló rodeado de legisladores del FpV en el Congreso

Oscar Parrilli habló rodeado de legisladores del FpV en el Congreso

El ex jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Oscar Parrilli quedó ayer en el ojo de la tormenta cuando el fiscal federal Guillermo Marijuan le pidió al juez Ariel Lijo que le dicte la prisión preventiva por el presunto encubrimiento del entonces prófugo Ibar Pérez Corradi. Apenas conocido el pedido de detención, el ex funcionario responsabilizó al presidente Mauricio Macri y al ex agente de inteligencia Antonio Stiuso por la decisión del fiscal, dijo que no teme ir preso y aseguró que no va a obstaculizar el accionar de la Justicia.

"Esta es una acción orquestada desde el Gobierno nacional, el presidente Macri, para condicionar y ejercer control social sobre los dirigentes políticos", sostuvo Parrilli en conferencia de prensa en el Congreso, acompañado por unos 20 diputados nacionales del PJ-Frente para la Victoria. Según el ex funcionario, "la democracia está en grave riesgo, absolutamente condicionada".
Parrilli fue procesado este lunes, sospechado de encubrir a Pérez Corradi cuando éste se encontraba prófugo y acusado por el triple crimen de General Rodríguez –causa en la que luego recibió la falta de mérito–. Según Marijuan, el ex jefe de la AFI puede entorpecer el avance de la causa y por eso le pidió a Lijo que revea su decisión de procesarlo sin prisión preventiva. La decisión final quedó en manos de la Cámara Federal.

Al procesarlo, Lijo consideró que Parrilli tenía información precisa sobre el paradero de Pérez Corradi cuando estaba prófugo de la Justicia, y que no activó los mecanismos necesarios para detenerlo. "Cuando me llegó la información (sobre la supuesta ubicación del prófugo) pedí que la chequeen. A los diez días nos fuimos del Gobierno. Me reuní con (la número dos de la AFI, Silvia) Majdalani, y con (su superior, Gustavo) Arribas, y los puse al tanto de esta información", relató. A su juicio, la demora fue razonable.

Parrilli acusó reiteradamente a Stiuso. "Está atrás de todo esto. Cuando charlé con él me dijo que el fiscal Marijuan es uno de los hombres que le responden", enfatizó. Y aseguró: "Yo no voy a obstaculizar el accionar de la Justicia. No es mi intención hacerlo, y aunque quisiera, no tengo el poder ni los medios para hacerlo".

El pedido de detención tuvo lugar después de que se conocieran nuevas escuchas de conversaciones telefónicas entre el ex jefe de la AFI y la ex presidenta Cristina Fernández Kirchner a mediados del año pasado. Según crónicas periodísticas, en esa charla ella le habría pedido que "apriete" a jueces y fiscales para que avancen en las causas contra Stiuso.

"La Presidenta nunca me pidió a mí que apretara a ningún juez. ¿Usted cree que nosotros el año pasado teníamos poder para apretar a alguien?", cuestionó Parrilli, quien además consideró que las escuchas son "legales pero ilegítimas" porque apuntaban a realizar "espionaje político" sobre la ex presidenta. De todos modos, no descartó que se conozcan nuevas conversaciones.
El ex jefe de la inteligencia argentina anticipó que hará hoy una presentación ante la Cámara Federal y calificó al pedido de Marijuan de "insólito, irracional e ilógico". "Toda esta causa iba para un sobreseimiento. Tiene que justificar que me intervino el teléfono de manera legal pero ilegítima", señaló.

¿Cree que irá preso?, le preguntó El Cronista. "Esta Argentina es capaz de cualquier cosa. No le tengo miedo a nada. No me voy a fugar."