Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Marcha o paro": Pablo Moyano presiona a los gremios para confrontar con Macri

Pese a la decisión de los sectores que negocian la reunificación de la CGT de patear para adelante la definición de una medida de fuerza contra la administración de Mauricio Macri, Pablo Moyano, número dos del sindicato de Camioneros e hijo de Hugo Moyano, salió ayer decidido a meter presión sobre la primera línea sindical para apuntalar una actitud más confrontativa hacia al Gobierno. "Tiene que haber una reacción del sindicalismo", exigió Moyano hijo al cuestionar las decisiones de Macri, al que acusó de gobernar para "los empresarios, los bancos y el campo". Y directamente planteó: "una gran movilización o un paro general".

El adjunto de Camioneros fue aún más lejos de los cuestionamientos que su padre lanzó en las últimas semanas contra la Casa Rosada y enfatizó: "Te da bronca, al final te toman de idiota". "Gobiernan para un solo sector. Y, lamentablemente, los trabajadores son los que pagan las consecuencias. Nos siguen tomando por tontos", se quejó para, de inmediato, cargar contra la falta de reacción de la dirigencia gremial ante la aceleración de la inflación y el tarifazo. "No puede ser que los dirigentes miren por tele lo que está pasando con los trabajadores", reprochó.

El reclamo del gremialista sintetizó la posición que el moyanismo comenzó a desplegar en la últimas semanas, al mostrarse como el sector cegetista más crítico a la gestión de Cambiemos. Sin embargo, las diferencias con los otros dos espacios sindicales con los que el moyanismo negocia la unidad (los gremios de la CGT oficial y el barrionuevismo) le impidió avanzar de lleno en una estrategia de abierto enfrentamiento con el Gobierno. La determinación de los tres espacios de preservar el proceso de reunificación que desembocará en una única central el 22 de agosto pesó por sobre la apuesta de avanzar con el alumbramiento de una medida de fuerza de carácter general.

Sin embargo, referentes de las tres CGT admiten que si el Gobierno no ofrece gestos concretos para atender las demandas del sector, el escenario de mayor conflictividad se hará realidad apenas se defina la nueva conducción cegetista. Un primer dato sobre ese posible horizonte se visualizará el próximo 5 de agosto durante el plenario de secretarios generales de las tres centrales de extracción peronista. Allí se prevé difundir un crítico pronunciamiento acerca del impacto de las principales medidas del Ejecutivo sobre los trabajadores y los sectores más vulnerables".
"Ojalá que la unidad sea para defender a los trabajadores y que a partir del 22 de agosto haya una reacción inmediata, ya sea con paro o movilización", reclamó Pablo Moyano.