Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Tras 15 años, un argentino vuelve a dirigir un organismo internacional clave

Manuel Otero asumió como Director General del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. Fue elegido por decisión unánime en octubre pasado.

Tras 15 años, un argentino vuelve a dirigir un organismo internacional clave

Por primera vez desde el 2003 un argentino está al frente de un organismo internacional. Se trata del médico veterinario Manuel Otero, quien asumió el lunes en San José de Costa Rica como Director General del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) para el período 2018-2022.

Otero fue electo en octubre pasado por decisión unánime de los ministros de Agricultura del hemisferio, durante la XIX Reunión de la Junta Interamericana de Agricultura, efectuada en la sede central del IICA.

A la toma de posesión de Otero asistieron el Presidente de la República de Costa Rica, Luis Guillermo Solís; el Secretario General Adjunto de la Organización de Estados Americanos, Embajador Néstor Méndez; el Ministro de Agricultura y Ganadería de la República de Costa Rica, Luis Felipe Arauz; el Secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial del Ministerio de Agroindustria de la República Argentina, Santiago Hardie; y el presidente de la Comisión de Agricultura del Senado de la República Argentina, Alfredo De Ángeli, entre otras autoridades.

Otero, quien sucede en el cargo al ingeniero agrónomo mexicano Víctor Villalobos, cuenta con una vasta experiencia profesional en los campos de la ciencia y la tecnología, el comercio y la sanidad agropecuaria, el fortalecimiento institucional y la cooperación internacional.

Con un fuerte compromiso con el desarrollo territorial y la agricultura familiar, Otero dijo que velará por el bienestar de las zonas rurales y manifestó su interés por trabajar con los países de menor desarrollo para contribuir a mitigar la desigualdad del continente americano.


La agricultura es la gran base para industrializar nuestro continente

Al tomar el cargo, Otero enfatizó que el continente americano, incluidas sus zonas menos desarrolladas, está frente a una gran oportunidad: la de convertirse en un actor aún más relevante del comercio mundial y en el garante fundamental de la seguridad alimentaria y nutricional del planeta.

Otero destacó también que la agricultura y los ricos recursos naturales del hemisferio constituyen una base privilegiada para una “industrialización inteligente” que permita alcanzar cabalmente uno de los objetivos principales del IICA: el bienestar de las poblaciones rurales, claves para la seguridad alimentaria.

“Nuestra América debe ser una gran fábrica de alimentos procesados, bionergías, probióticos, nutraceuticos y biomateriales. Se trata de una industrialización inteligente a partir de los recursos biológicos que, apoyada en la ciencia y la tecnología, promueva mayor diversidad sectorial, competitividad internacional y generación de empleo”, dijo Otero.

En ese sentido, agregó que “la bioeconomía expresa en buena medida esa visión transformadora para promover una producción sustentable e inteligente, partiendo desde la gran base de recursos naturales que poseemos”.

Otero instó al IICA, una institución del sistema interamericano fundada hace 75 años, a trabajar para demostrar que la agricultura es parte inseparable de las soluciones para una realidad que calificó de “amenazadora” debido a que “las crisis alimentaria, poblacional, energética y ambiental condicionan un futuro sustentable”.

Además dijo que el IICA concentrará sus esfuerzos para contribuir a superar una “visión antigua” del sector agropecuario como “extractivista y generador de bienes primarios”, para pasar a ver a “la agricultura como la industria de la biomasa”.

El planteo implica, según el nuevo jefe del IICA, un cambio de paradigma, al colocar a los territorios rurales en un papel protagónico que les permita convertirse en zonas de progreso, con nuevas tecnologías y conectividad, “revirtiendo la actual visión que los confina como zonas generadoras de pobreza y expulsoras de recursos humanos”.

Otero consideró que este nuevo escenario crea un marco de grandes oportunidades para “los 15 millones de pequeños productores del hemisferio, distribuidos en 400 millones de hectáreas y cuya viabilidad está aún más condicionada ante las consecuencias del cambio climático”.

Al inaugurar su mandato al frente del IICA, Otero, también, aseguró que trabajará en forma mancomunada con los mecanismos de integración regional, entre los que mencionó al SICA (Sistema de Integración Centroamericana), la Comunidad del Caribe (CARICOM), la 
Organización de Estados del Caribe Oriental (OECS) y la Comunidad Andina de Naciones.

“También remarco la importancia de Canadá, Estados Unidos y México, y por supuesto del Mercosur, que por su perfil productivo y tecnológico tienen grandes posibilidades de construir vínculos de complementariedad, tanto con Centroamérica como con el Caribe, en la búsqueda de una América más unida y solidaria”, puntualizó Otero.

Tras referirse a la implementación de nuevas modalidades de cooperación técnica, ancladas en prácticas eficientes y flexibles con características como la descentralización, el trabajo colaborativo, la inserción en redes, el foco en los procesos y en la movilización de recursos humanos e institucionales, Otero instó a que el IICA continúe su “trayectoria fructífera e ininterrumpida de 75 años”, proyectándose para construir “un nuevo futuro en beneficio de los actores e instituciones de los sistemas agroalimentarios de las Américas”.

Menos burocracia, actualización de los órganos de gobierno del IICA, debate sobre las principales trabas a la cooperación para el desarrollo y una activa participación del sector privado, deben ser las marcas principales del nuevo tiempo abierto en el organismo multilateral, expresó Otero.


Manuel Otero

Manuel Otero es master en Ciencias en Desarrollo Agrícola egresado de la Universidad de Londres, máster en Producción Animal egresado del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), con sede en Costa Rica, y médico Veterinario egresado de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina.

Se desempeñó como consejero Agrícola dependiente de la Secretaria de Agricultura de Argentina, con sede en Washington, D.C. y ejerció también el cargo de vicepresidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en Argentina.

Su trayectoria en el IICA es de 27 años. Su carrera se inició en 1988 como Representante en Brasil, para ocupar luego otros cargos en la Sede Central como Asesor del Director General, Director de Programación y Evaluación, Director del Centro Regional Andino, Representante en Uruguay, y nuevamente Representante en Brasil.

Es autor de numerosos documentos técnicos sobre comercio internacional, políticas sectoriales y modernización de la agricultura, entre ellos “Gestão da água e o futuro da vida no planeta” y “Uma".