Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Mamet renunció como embajador pero seguirá su vínculo con el país

Mamet renunció como embajador pero seguirá su vínculo con el país

El embajador estadounidese Noah Mamet confirmó oficialmente que el próximo 20 de enero, cuando Donald Trump asuma la presidencia de los Estados Unidos, dejará sus funciones en la representación diplomática en Buenos Aires.


La delegación estadounidense hizo saber que Mamet presentó su renuncia formal a la embajada el pasado 7 de diciembre, tal como acostumbran los embajadores de ese país –incluidos los de carrera– cada vez que hay un recambio presidencial.


Hasta su partida, Mamet continuará trabajando en los temas que marcan la agenda bilateral y, aunque sus planes futuros no están aún establecidos, espera "seguir desempeñando un papel útil para ambos países desde el sector privado".


Con 47 años Mamet, uno de los principales recaudadores de la segunda campaña presidencial de Barack Obama, asumió la conducción de la embajada el 2 de diciembre de 2014. Desde su llegada al país, mantuvo un perfil alto, codeándose con referentes de todas las fuerzas políticas, del ámbito privado y de la farándula. Su carisma le abrió puertas en varios círculos, e incluso fue tapa de revistas.


Mamet encaró la última etapa del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, en la que las conversaciones bilaterales estaban acotadas. Desde la llegada de Macri, mejoró la relación bilateral y logró la visita del presidente Obama y su familia para crear condiciones para promover nuevas iniciativas como el Diálogo de Alto Nivel, el Diálogo Comercial y el Grupo de Trabajo Digital. Su último logro fue abrir las puertas del mercado norteamericano a la producción nacional de limones. La carne argentina sigue la misma senda.


Después del 20 de enero, la embajada norteamericana será conducida por el ministro consejero Thomas Cooney, bajo el título de Encargado de Negocios. Por las demoras propias del sistema por el que se designan embajadores, en el Palacio Bosch estiman que el mandato de Cooney se prolongará, al menos, hasta el segundo semestre.