Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Malvinas, Wall Street y la ONU, lo que dejó el viaje presidencial a Nueva York

El relato del Presidente sobre sus palabras con la Primer Ministra británica alimentó más la polémica generada por el comunicado conjunto de la semana pasada con el Reino Unido. Clinton e inversores, lo fuerte de la agenda

Tras finalizar la actividad oficial en la ONU, Macri paseó en bicicleta por el Central Park con su esposa

Tras finalizar la actividad oficial en la ONU, Macri paseó en bicicleta por el Central Park con su esposa

Mauricio Macri confirmó en Manhattan que es respetado por la elite de Estados Unidos y que no es posible tener todas las variables políticas bajo control. Desde Bill Clinton a Thomas Farley, presidente de la Bolsa de Valores de New York, Macri fue apoyado y aplaudido por la audiencia que reunió en los cónclaves organizados por la Clinton Global Initiative y los diarios Financial Times y El Cronista. "Usted es una estrella de rock, le dijo Farley en la intimidad de su despacho decorado con reproducciones de bonos millonarios emitidas por la NYSE.

El Presidente bosquejó su discurso en Naciones Unidas durante semanas. Fue una pieza que combinó –hábilmente– conceptos modernos de geopolítica con reivindicaciones históricas de la Argentina. Macri planteó la lucha contra el cambio climático, y no se olvidó de los ataques terroristas en Buenos Aires y el reclamo de soberanía por las Islas Malvinas.

Todo estaba articulado y la estrategia política apuntó a contestar las críticas de la oposición respecto a la hoja de ruta que trazó Susana Malcorra para enderezar la relación bilateral con Inglaterra. La canciller conoce los secretos de la diplomacia occidental, pero ofrece a la tribuna maniquea nacional un flanco difícil de cerrar: su campaña en pos de la Secretaría General de Naciones Unidas.

Esa candidatura es apoyada por Macri, una decisión política que no atenúa las críticas a Malcorra que se escuchan en el Palacio San Martín y en Balcarce 50. El Presidente relativiza los comentarios sesgados, pero la campaña de Malcorra se usa para distorsionar ciertos hechos que alimentan supuestas conspiraciones a nivel global.

La canciller ejecuta una política exterior ordenada por Macri y no hay deslices personales en su desarrollo cotidiano. Para decirlo de otra manera: Malcorra no va a entregar las Islas Malvinas a cambio del voto de Gran Bretaña. Pensar lo contrario significa no conocer a Malcorra y a Macri.
Sin embargo, el Gobierno no tiene espacio para picardías. Macri terminó su discurso en la ONU, y justo se encontró a Theresa May, que estaba en la mesa de al lado. La Primer Ministra británica saludó al Presidente y luego se sentó a almorzar. Una casualidad que sólo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y su amiga Malcorra podrían explicar.

"No hablé de soberanía con May. Fue una charla informal, que duró segundos", me dijo Macri antes de regresar a Buenos Aires.

–¿Y de qué hablaron?
–De encontrarnos, de conversar todos los temas. Hablamos en inglés, y fue una cortesía. Nada más que eso.

En un asunto tan delicado, Macri debería ser muy cauto con sus declaraciones a los medios de comunicación. Porque no todos conocen las reglas básicas de la diplomacia y pocos entienden que un jefe de Estado jamás hablaría por otro jefe de Estado. Es decir: el Presidente no puede anunciar una decisión política que es bilateral y que pertenece también al gobierno inglés. Las idas y venidas por este capítulo de Malvinas se engulló el verdadero resultado de la gira de Macri por Manhattan.

El Presidente ratificó que Clinton apoya su programa político. Un dato que no es menor, pensando que su esposa Hillary puede suceder a Barack Obama. Wall Street aplaudió sus medidas económicas y financieras, una actitud para Argentina que no se veía desde 1991. El tiempo explicará si fue un reflejo acondicionado o una verdadera apuesta a una economía que está mutando y enfrenta alta inflación, alto desempleo y escasa competitividad a nivel mundial.

Y en la ONU, si se excluye el affaire May, los resultados fueron importantes. Macri tiene juego propio con Estados Unidos, Alemania, Rusia y China, y se propone liderar la transformación ideológica a nivel regional. Una apuesta política que depende de otros factores, muy alejados de su propia voluntad, al margen del apoyo que ya tiene de la Unión Europea y la Casa Blanca.

"Hay que bajar el nivel de ansiedad", me comentó Macri cuando terminaba nuestra charla en el hotel The Mark, a pocas cuadras de Central Park. Buen consejo para el año que viene, cuando regrese a New York.