Malvinas: los kelpers dirán no a CFK y su idea de tres vuelos de Aerolíneas

0000000malvinasLa predisposición a negociar se cerró con las advertencias de la Cancillería argentina el último jueves. Por primera vez la asamblea legislativa tomó una posición común. Marcha atrás de los consejeros dispuestos a conversar

Le dirán No a Cristina. En rigor le dirán No al Reino Unido, para que el Reino Unido le diga No a la Argentina, en caso de que Argentina busque activar un nuevo acuerdo con el gobierno inglés de David Cameron sobre los vuelos aéreos a las Islas.

La asamblea legislativa que preside las Islas Malvinas, el órgano que maneja los destinos de los más de 3000 habitantes que pisan Puerto Argentino y sus alrededores, parece haber llegado a una única posición. En las últimas semanas, e incluso después de que la presidenta Cristina Fernández hiciera mención de la posibilidad de realizar tres vuelos semanales desde Buenos Aires al aeropuerto de Mont Pleasant en Malvinas utilizando Aerolíneas Argentinas (propuesta que no fue oficializada aun), al menos 2 de los 8 dirigentes kelper se habían manifestado dispuestos a entrar en negociación, siempre que el gobierno argentino se aviniera a evitar la discusión por la soberanía, o, al menos, regresara a la fórmula del paraguas de soberanía que había implementado el gobierno de Carlos Menem en los 90 y que duró hasta el año 2006. En aquel momento, el ala dura del cuerpo de dirigentes isleños había insistido con la negativa, ya que especulaban que, una vez instrumentados los vuelos, la Argentina presionaría a Chile para discontinuar el vuelo de Punta Arenas a Mont Pleasant, el último punto que todavía resiste del acuerdo celebrado entre Argentina, Gran Bretaña en 1999, acuerdo que también establecía cooperación en la explotación petrolera y pesquera pero que fue discontinuado por el gobierno de Néstor Kirchner.

Sin embargo el ultimo jueves, en medio de una escalada de tensión con Gran Bretaña en la disputa por la soberanía de las Malvinas, el gobierno argentino sostuvo que iniciará acciones legales en el país y en el exterior contra las petroleras que buscan hidrocarburos en las Islas Malvinas y las empresas que les brindan asistencia logística y servicios financieros. El canciller Héctor Timerman afirmó en esa oportunidad que las empresas actúan de manera ilegítima en la zona del Atlántico Sur. La decisión del Ejecutivo nacional se concretó un día después de que El Cronista revelara que el gobierno de Malvinas creará un fondo soberano de riqueza con los millones que mueve el petróleo y que entregó 34 licencias de explotación y ya hay cinco empresas que operan en la zona.

EL Cronista se entrevisto el último viernes con dos funcionarios y en ambos casos, señalaron que la posición estaba tomada. Bajo ningún concepto aceptaremos que nuestra comunicación con el mundo la maneje Argentina, mucho menos con una línea aérea de bandera e incluso agravado por las amenazas que recibimos o reciben aquellos que cooperan con nosotros en la explotación comercial.

En este sentido, el plan B que manejan (y que por obvias razones no quieren dar a conocer) tendría como alternativa la utilización de la base aérea que el Reino Unido tiene en la Isla Ascensión. El plan se complementa con el incremento de las dos frecuencias semanales que cumplen los aviones militares en las Malvinas con destino al Reino Unido y una parada en Ascensión. En rigor, gran parte de los pasajeros de esos vuelos no son militares (los aviones si lo son) sino que se trata de isleños a los que no les sirve el vuelo semanal que une Mont Pleasant con Punta Arenas.