Malamud: "En Argentina el que ahorra en pesos no es patriota, es patético"

El investigador principal de la Universidad de Lisboa fue uno de los primeros oradores en el Coloquio de Idea. Se despachó con cuestionamientos al empresariado y al Gobierno, por la corrupción y el discurso sobre la grieta política.

El primer panel del 54º Coloquio IDEA, en Mar del Plata, dejó declaraciones variadas de los politólogos que compartieron la charla con Sergio Berensztein bajo el lema “Pensando Argentina .

Pero las declaraciones más fuertes, con artillería que apuntó al empresariado y a la clase política, las pronunció Andrés Malamud, investigador principal de la Universidad de Lisboa, que compartió espacio con Santiago Kovadloff, Dulce Santiago y María Esperanza Casullo

“Estoy incómodo con el concepto de cambio cultural que se propone aquí. Por tres razones. Está demasiado pegado al plan del Gobierno y podemos pensar que está ligado. Otro motivo es que los problemas no son morales, sino políticos. Y en tercer lugar es que el cambio cultural lo querían hacer líderes como el Che Guevara o Mao (Tse Tung). El único cambio cultural que me parece aceptable es el que se hace en primera persona , comenzó Malamud.

Tras ese comienzo, planteó algunas hipótesis a partir de las que sustentas algunos fracasos argentinos. “En Argentina el que ahorra en pesos no es patriota, es patético. Ustedes lo saben porque son empresarios. Yo lo sé porque le pasó a un amigo , ironizó.

Y fue más allá refiriendo a una autocrítica como sociedad que, cree, se debiera hacer. “Si en Argentina vimos la corrupción no es porque vimos la luz. Es porque estamos yendo presos , afirmó.

El panel "Pensando Argentina"

 

Corrupción, Venezuela y la grieta

Destacó, por otro lado, que “los argentinos funcionamos bien el exterior , aunque “funcionamos mal juntos . “El problema es cuando tenemos que actuar entre nosotros y no nos confiamos , dijo.

Puntualizó sobre algunos males de la historia argentina de los últimos dos siglos y dejó un consejo, con un dejo de ironía. “Hacete amigo del juez, le recomiendo a muchos de los presentes .

“Si en Argentina vimos la corrupción no es porque vimos la luz. Es porque estamos yendo presos , afirmó Malamud..

Cuestionó el discurso del Gobierno, también. Definió como peligroso que se haga foco desde Casa Rosada en que “íbamos camino a ser Venezuela . Y ejemplificó: “Venezuela es una dictadura, es lo mismo que decir 'Macri, basura, vos sos la dictadura' .

Y cerró, en un mensaje antigrieta, en que “el cambio cultural es que Fernando Iglesias se tome un café con Juan Grabois , citando como contrapuntos al diputado de Cambiemos y al líder del movimiento social CTEP.  

Fracasos y éxitos

Los expositores que precedieron a Malamud también realizaron sus aportes para pensar al país. Se sirvieron de la historia para ver de qué manera llegamos a este lugar, e hicieron foco tanto en los logros como en los sinsabores.

Kovadloff hizo hincapié en el fracaso, y sostuvo que “hay una fascinación extraordinaria en el relevo de lo que no se pudo hacer . Consideró que la Argentina está “hipotecada , ya que tiene deudas impagas desde su inicio, como el federalismo o la supeditación de la política a la ley.

En esta línea, destacó la importancia de la Justicia en este momento, que según él está cambiando: “Tenemos que lograr que el poder no sea sinónimo de absoluto y volver a ser un país constitucional, donde la palabra ordena los límites de la acción política .

Casullo, por su parte, remarcó los éxitos. Explicó que la Argentina no es un país fracasado, y que muchas veces es más fácil ver los fracasos porque las conquistas se dan por sentadas. De esta forma, resaltó algunos hitos a lo largo de la historia, como la integración social: “En 1900, casi la mitad habían nacido en el extranjero y muchos no hablaban castellano .

También destacó la escuela pública, presente en todo el país. El tercer punto es el rechazo a la violencia política, sobre todo desde el retorno de la democracia. Y por último, consideró que “el sistema político funciona. Las crisis se resolvieron dentro del sistema .

A continuación, Santiago planteó tres preguntas como disparadores y esbozó respuestas. La primera, qué imagen tenemos de nosotros mismos: aseguró que estamos en un nuevo ciclo desde 205, pero que “a pesar de los cambios, los resultados no han sido los esperados. Tenemos la autopercepción de un país rico y europeo, y tal vez no sea la más adecuada . La segunda acerca de cómo nos ven desde afuera: citó un artículo de un diario español, donde se hablaba de tierra de locos y de una economía vulnerable con crisis recurrentes.

La última cuestión que planteó era la de fondo, cómo somos realmente, y diferenció a los dirigentes del siglo 19 de los del siglo 20: “La generación del 37 estaba preparada intelectualmente antes de actuar. En el siglo 20 no contamos con una dirigencia que se haya formado con ideas a largo plazo . Y, consciente de su público, remarcó la importancia de la dirigencia empresarial en la construcción del país.

 

Tags relacionados