Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Mal con EE.UU., México compraría soja y maíz a la Argentina y Brasil

El país azteca es un gran consumidor y a la vez deficitario en producción de esos productos y trae de Norteamerica -el mayor productor mundial- unas 10 millones de toneladas al año, lo que lo convierte en su primer cliente mundial. 

Mal con EE.UU., México compraría soja y maíz a la Argentina y Brasil

México, en su enfrentamiento con Estados Unidos, insiste en que reemplazará a este país en sus exportaciones agropecuarias y amenaza con importar soja y también maíz de la Argentina y Brasil. 
 
La última ratificación de la incipiente iniciativa mexicana fue el último martes cuando José Antonio Calzada, el secretario mexicano de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación tuvo un desayuno con la canciller argentina Susana Malcorra y habló sobre las cotizaciones de maíz y soja. 
 
‘Argentina fue el primer país que levantó la mano cuando comenzaron los ataques de Estados Unidos. Me gustaría ver la posibilidad de comprarles soja, para tener una opción nueva, además de que está más barata y es de la misma calidad que la de Estados Unidos. Además hay que mandar ese mensaje, que podemos comprar a otros países sin problema‘, afirmó Calzada.
 
Para Argentina se abriría el abanico de clientes externos y México no es uno menor ya que consume cinco millones de toneladas al año de soja y 92% de ella es importada de Estados Unidos. 
 
Estados Unidos exporta a México principalmente maíz, trigo y arroz entre los cereales y carne porcina, de aves y bovina, todos ellos productos en los que Brasil y Argentina son competitivos a nivel mundial.
 
México ya es el segundo importador de soja a nivel mundial después de China.
 
En su primer contacto con altos funcionarios del gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, en enero ya les había informado que su país tiene la alternativa de diversificar las fuentes de sus importaciones agropecuarias.
 
“Les advierto: la apertura para granos y productos agrícolas y agropecuarios de Brasil y Argentina les va a comer el gran mercado que hoy ustedes tienen en México‘, dijo Guajardo al narrar la forma en cómo transmitió este mensaje.
 
La advertencia que transmitió Guajardo fue a Stephen Bannon, asesor senior de la Presidencia de Estados Unidos y Jared Kushner, consejero superior de Donald Trump, en Washington DC.
 
Calzada avanzó más esta semana al hablar con Malcorra: ‘No hay que tenerle miedo a las distancias: un barco con 50 ó 70 mil toneladas de productos puede llegar en 15 días a Puerto Progreso y ese viaje, la logística, solo representa el 1% del costo total‘, manifestó. 
 
Calzada planea viajar a tres destinos en búsqueda tanto de proveedores como en destinos para diversificar las exportaciones de su sector: Argentina y Brasil en las próximas semanas, para luego hacer una gira en Japón-Corea- China y terminar con una visita viaje de negocios a Rusia y la Unión Europea.
 
Además señaló que en la Argentina no busca sólo soja, sino que también cereal porque señaló que aquí se ‘produce un maíz amarillo de magnífica calidad‘. 
 
‘Estuve allá hace dos meses y me impactó la economía de escala que tienen en el campo. Mientras aquí una unidad de producción promedio es de 5 hectáreas, allá son 300 hectáreas‘, dijo. 
 
México es un gran consumidor y a la vez deficitario en producción de maíz y compra a Estados Unidos -el mayor productor mundial- unas 10 millones de toneladas al año, lo que convierte a ese país en el primer cliente mundial de Norteamérica en este producto. 
 
“Los estados que votaron a Trump tienen como principal cliente de sus granos a México: Iowa, Minnesota, Arkansas, Missuri. Hay que ver la presión de ellos ahora”, manifestó el secretario de Agricultura, Calzada. 
 
Un matutino porteño destacó que la estrategia de México es poner al campo como un actor protagónico en el futuro tironeo por el Tratado de Libre Comercio del Atl Atlántico Sur (TLCAN). 
 
Cuando comenzó el tratado, el campo era el sector más vapuleado hace 25 años, pero ahora es superavitario en 6,000 millones de dólares con Estados Unidos y además por la productividad alcanzada.
 
‘No muchos saben que el PBI que se genera por hectárea cultivada en México es superior al de Estados Unidos: 1,742 versus 1,537 dólares anuales. Tenemos que estar “echados para delante”, manifestó Calzada.