Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Macri y Vidal pidieron a sus equipos apurar los expedientes de obra para mostrar gestión

El Gobierno está preocupado por la caída de imagen y el tarifazo. El mandatario retomó las reuniones de gabinete ampliado para bajar línea a los equipos de la Nación y Provincia

Macri habló junto a Vidal en el CCK

Macri habló junto a Vidal en el CCK

El presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal encabezaron una reunión de gabinete ampliado en el Centro Cultural Kirchner y reclamaron a casi 200 funcionarios que "apuren los expedientes", para que se empiecen a ver las obras. Los dos líderes del PRO bajaron línea a ministros, secretarios y directores nacionales y de la provincia de Buenos Aires, así como diputados y senadores nacionales y provinciales de Cambiemos. Entre los aliados, el radicalismo aportó la mayor cantidad de referentes como el senador Ángel Rozas, mientras que en la Coalición Cívica, Elisa Carrió, dejó la silla vacía.

El objetivo del encuentro apuntó a que se noten las medidas sociales. "Ya sacamos el cepo, acordamos con los buitres, ahora que la gente vea la gestión, urgente", les dijo Macri según un alto funcionario de Balcarce 50. El Gobierno está preocupado por la situación social, más aún cuando reconocen en voz baja que abril y mayo serán los peores meses económicos, en los que la inflación seguirá subiendo.

Ante casi 200 referentes de Cambiemos, tres oradores vinculados a las cuestiones sociales abrieron el encuentro, como para que no queden dudas sobre cuál sería el eje: Margarita Barrientos, quien conduce un comedor familiar en la villa porteña de Los Piletones; Héctor "Toty" Flores, ex dirigente piquetero muy ligado a Carrió; y Daniel Cerezo, quien encabeza la fundación "Creer Hacer" y es conocido como un "experto en felicidad". Este último fue el que más motivó a los funcionarios, al reclamarles que la pobreza "no se mide por el bolsillo" sino por "los límites que nos ponemos a la hora de hacer algo por los demás". A coro, tras la reunión de gabinete, tanto funcionarios bonaerenses como nacionales, tales como el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, expresaron en público su favoritismo por el discurso de Cerezo.

Después de esas arengas, el escenario quedó en manos de Vidal. La gobernadora tuvo que hacerse cargo del tirón de orejas a los funcionarios. Tal como hacía en la Ciudad, Macri se apoyó en su imagen para los anuncios más sensibles. "Cada día que un expediente sigue estando en una oficina es una persona o millones que dejamos esperando", planteó la mandataria.

Vidal puso luz en un problema que reconoce el oficialismo. "Todavía nos estamos enredando con cuestiones administrativas y la gente nos pide soluciones ya", reconoció uno de los presentes. Según el titular del Banco Provincia, Juan Curutchet, "María Eugenia pidió que ya se vean las obras; fue un mensaje ‘Urbi et orbi’".

Después de Vidal, en una exposición casi coloquial, el jefe de Estado estimó que en el segundo semestre se van a comenzar a ver "resultados claros" para empezar a bajar la inflación y reiteró las medidas sociales que anunció el último sábado, tales como incluir en las asignaciones a los monotributistas. En medio de las críticas de Cristina Kirchner, Macri pidió a sus funcionarios "no engancharse en las agresiones" de la oposición, que atribuyó a sus "inseguridades", y sugirió "hacer foco" en la gestión.

A su vez, resaltó la labor de Provincia y Nación ante el conflicto gremial de la empresa Cresta Roja que retomó su producción en los últimos días con 1.100 empleados. Macri y la gobernadora visitarán hoy a la compañía para buscar contrarrestar las críticas por la ola de despidos que encabezó el Gobierno en sus primeros meses.

La Casa Rosada prioriza las medidas sociales en medio de encuestas críticas. Por ejemplo, la consultora Grupo de Opinión Pública, conducida por Claudio Polosecki, Raúl Timerman y Luis Tonelli, advirtió que que para el 49,5% de los argentinos, las medidas del Gobierno benefician "a los ricos", mientras que el 40,9% dice que las políticas oficiales generan provecho "a todos".