Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri y Tabaré se mostraron "preocupados" por Venezuela y avanzaron por las pasteras

El presidente argentino exigió "una condena de todas las naciones sudamericanas" a la crisis de gobierno de Maduro. Su par uruguayo acompañó pero menos taxativo

Macri y Tabaré se mostraron

El presidente Mauricio Macri recibió a su par uruguayo, Tabaré Vázquez, en la Quinta de Olivos, para tratar asuntos de interés común entre ambos gobiernos. En ese marco, exigió que el Mercosur evalúe aplicar la cláusula democrática a Venezuela y afirmó que la república caribeña "no puede ser parte" de la unión aduanera en las condiciones de crisis política y social que allí se viven, y que exigieron la mediación del Papa para abrir un canal de diálogo con la oposición (ver página 12).

Tras la reunión de gabinete conjunta, los presidentes reiteraron el llamado para el establecimiento de un proceso de diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolanos, confirmado a última hora del lunes. Ambos dijeron estar "muy preocupados por cómo han ido escalando las cosas, y lo mal que están".

Con su par del Uruguay, el Presidente reclamó "una condena de todas las naciones sudamericanas" al caso venezolano, porque "allí no se están respetando los derechos humanos". Vázquez cedió a que el Mercosur, en su próxima reunión evalúe aplicar la cláusula, pero evitó una condena expresa.

Uruguay, en palabras de Vázquez, "va a estar presente en la reunión con seriedad y responsabilidad". El uruguayo se remitió a la declaración conjunta de la OEA, que firmó a instancias de su titular, el también uruguayo Nicolás Almagro.

En palabras del embajador uruguayo en Buenos Aires, Carlos Gitto, la cumbre de ambos mandatarios fue "distendida" y logró "acuerdos en casi todos puntos", a excepción de la cláusula democrática, que el Uruguay –un gobierno ideológicamente afín a Caracas– se rehúsa a apoyar.

Pasteras, en la bilateral

Un punto álgido del asado, aunque sin mayor roce, se dio al abordar la intención del Uruguay de instalar una nueva planta de celulosa en la margen del Río Negro, un afluente del río Uruguay, lo que genera protestas de los ambientalistas nacionales.

Macri anunció que "estamos a horas de que se publiquen los resultados" de las pruebas realizadas por el laboratorio ambiental binacional conformado en el ámbito de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) sobre el posible impacto ambiental de la pastera UPM –ex Botnia– en el río que divide a ambos países, y evitó fijar la posición del gobierno argentino hasta no conocer los resultados elaborados con parámetros aceptados por ambos países. "Cualquier desarrollo a futuro en ambas márgenes está supeditado a lo que indiquen los resultados", sentenció Macri.

Además, entre bromas, reiteraron que "vamos a trabajar en conjunto para aspirar a la organización del Mundial de fútbol 2030, en Uruguay y en Argentina".

En el epílogo del encuentro bilateral, ambos presidentes se mostraron relajados y sonrien tes, al igual que los acompañantes de la comitiva. Del lado argentino estuvieron Marcos Peña (Gabinete), Alfonso Prat-Gay (Hacienda), Guillermo Dietrich (Transporte), Patricia Bullrich (Seguridad), Juan José Aranguren (Energía), Fulvio Pompeo (Asuntos Estratégicos) y Guillermo Montenegro (embajador en Montevideo).