Macri y Evo negocian la compra del gas y el pago de salud de los migrantes

Los presidentes repasarán el nuevo marco para los envíos de combustible desde el altiplano y un mecanismo de compensación por la atención en hospitales

El presidente Mauricio Macri retoma su agenda luego del receso de Semana Santa recibiendo en Casa Rosada a su par boliviano, Evo Morales, quien este domingo arribó al país y encabezó en el partido de La Matanza un acto frente a la colectividad para anunciar formalmente su candidatura a la reelección.

El encuentro de Macri y Morales llega luego de varias cancelaciones, y reclamos por parte del gobierno boliviano para mantener una reunión de trabajo a nivel bilateral. Los jefes de Estados se vieron en diciembre pasado, en Montevideo, y apenas cruzaron palabra. En octubre, el boliviano vino en Buenos Aires, pero no tuvo recepción oficial.

Superados los desencuentros, los presidentes discutirán dos grandes temas que atraviesan la relación bilateral, y otros dos asuntos que hacen a la posición de los países en el escenario geopolítico regional.

En febrero, la Argentina y Bolivia renegociaron el acuerdo de venta de gas vigente desde 2006 con el objetivo de regular los envíos desde el vecino país según la demanda, evitando así compras innecesarias en temporada estival, y permitiendo el incremento de la oferta en momentos críticos del año, para evitar desabastecimientos. Según el Gobierno, podrían ahorrarse hasta u$s 460 millones en los primeros años gracias al cambio.

En otro orden, los presidentes tienen previsto abordar la negociación tendiente a suscribir un tratado para resolver el pago de los servicios de salud que los inmigrantes no residentes utilizan en la Argentina para resolver enfermedades crónicas, embarazos u operaciones de alta complejidad. El secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, viajó el mes pasado a Santa Cruz de la Sierra para monitorear las tratativas.

Luego de la escalada discursiva entre el mandatario boliviano y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales a comienzos de año, el vecino país estaría dispuesto a acordar un mecanismo de "compensación de costos", según pudo saber El Cronista, sobre el que falta definir la moneda de cambio, ya que difícilmente Bolivia acepte retribuir en dinero la diferencia. Entretanto, en el altiplano ya rige una ley que autoriza la atención de emergencias a argentinos con total gratuidad. Desde entonces, el Gobierno detectó al menos dos casos que se resolvieron sin mayor dificultad.

En otro orden, Macri intentará atraer a Morales a la iniciativa promovida detrás de bambalinas por los Estados Unidos para lograr que Nicolás Maduro se aparte del gobierno de Venezuela, mientras recrudece la crisis social, política y humanitaria. La semana pasada, bajo el paraguas del Grupo de Lima, la Argentina y otros países de la región demandaron que Bolivia, México y Uruguay -todos con gobiernos de centroizquierda- profundicen el "proceso de convergencia" en esta plataforma y exijan "el cese de la usurpación y la celebración de elecciones libres, justas y transparentes, con acompañamiento y observación internacional".

Asimismo, Morales está "acorralado" por el vaciamiento al que fue sometido la Unasur, ya que la Argentina, Brasil y otros países denunciaron el protocolo constitutivo del bloque regional y abandonaron la iniciativa lanzada hace 11 años, y optaron por afianzar un nuevo mecanismo de integración regional, que de momento se conoce como "Prosur".

El visitante también pretende llevar a la mesa la candidatura cuatripartita de Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay a la organización del Mundial 2030, pero en el Gobierno descartan que un quinto país pueda sumarse.

En su primera actividad en el país, Evo anunció su candidatura por un cuarto mandato presidencial en compañía de la intendenta matancera, Verónica Magario, y el diputado Fernando Espinoza.

Tags relacionados