Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Macri va a EE.UU. para seducir inversores y dejaría ‘stand by’ venta de limones

El Presidente busca un vínculo con Trump, pero sin abordar las trabas comerciales que dejará para una gestión de Cabrera en junio. Disertará ante empresarios

Macri va a EE.UU. para seducir inversores y dejaría ‘stand by’ venta de limones

Algo más de dos horas es el tiempo que la comitiva encabezada por el presidente Mauricio Macri tendrá con las autoridades estadounidenses para retomar la agenda bilateral con este país y asegurarse, tras negociaciones, un compromiso de la administración Trump por no impedir y, antes bien, facilitar las inversiones norteamericanas en la Argentina.

La atracción de capitales será el tema económico más destacado de la visita que el Jefe de Estado hará a Washington para entrevistarse con su par, Donald Trump, el próximo jueves 27 de abril, y que la Casa Blanca dará a conocer hoy.

La agenda consensuada entre la Cancillería y el Departamento de Estado prevé una visita al Capitolio, donde el presidente Macri verá a legisladores de ambas cámaras. Cerca del mediodía, se trasladará a la Casa Blanca para reunirse con el magnate republicano, en un encuentro que incluirá un almuerzo y una reunión a solas por espacio de cinco minutos. Más tarde, y a instancias de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (Amcham), el Presidente se encontrará con la cúpula de la US Chamber y líderes de compañías que ya operan en el país o que ven con buenos ojos desembarcar a la brevedad.

El Gobierno pretende que Macri y Trump tengan un encuentro afable y por eso evitarán abordar los temas más enrevesados de la agenda bilateral, como la restricción al ingreso de limones o el juicio iniciado al país por presunta competencia desleal en la formación del precio del biodiesel.

Hasta ayer, el Gobierno analizaba sumar al ministro de Producción, Francisco Cabrera, a la pequeña delegación que acompañará a Macri en su viaje. Pero el diálogo telefónico que el mendocino mantuvo con el secretario de Comercio, Wilbur Ross, diluyó tal posibilidad. La agenda comercial será tratada recién en junio, cuando ambos ministros se vean las caras en una nueva edición del Commercial Dialogue, si es que esta iniciativa lanzada tras la visita del ex presidente Obama no cae en desgracia. La posición argentina, entonces, será expuesta por la canciller Susana Malcorra, que prevé reunirse con Ross con el pretexto de informar sobre la reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), prevista para diciembre en Buenos Aires.

Con este panorama, el Gobierno apuntará con más empeño a la atracción de inversiones que a la discusión sobre el acceso al mercado del norte, que puede demorar hasta tanto estén aceitados los canales de diálogo.

Los mejores resultados del viaje presidencial pueden provenir del sector privado, según se especula, interesado en escuchar y escuchar a Macri hablar sobre la "vuelta al mundo" de la Argentina y las garantías de estabilidad cambiaria y regulatoria que los hombres de negocios demandan para desembolsar en el mercado interno. Se descuenta que el Presidente refuerce el discurso pro-empresas que desplegó en sus recientes viajes a España y a Holanda.

Estados Unidos es el principal inversor extranjero de la Argentina. Según analistas económicos, las empresas norteamericanas podrían incrementar a la brevedad sus inversiones en energía convencional y, en menor medida, en agroalimentos, infraestructura pública y minería. Por todo ello, la presencia de Macri será clave para convencer a quienes dirigen los headquarters de las empresas que ya operan aquí para que aprueben los planes de inversión.

Fuera de lo estrictamente económico, el primer encuentro de un presidente latinoamericano con Trump reforzará la posición argentina como líder regional. Es esperable que intercambien posiciones sobre Venezuela y los intereses que China tiene en la región. De hecho, Macri viajará al gigante asiático el 14 o 15 de mayo y permanecerá allí tres días, para luego recalar en Japón, donde devolverá la visita que Shinzo Abe hizo al país en noviembre pasado.

 

Más notas de tu interés

Comentarios2
Mario Rodriguez
Mario Rodriguez 12/04/2017 12:27:50

Hace más de un año que joden con lo de los limones. ¿No se dan cuenta lo ridículos que quedan intentando propagandear la exportación de limones y encima fracasando miserablemente? País bananero/limonero.

Andrés Falcón
Andrés Falcón 12/04/2017 09:46:04

Otro viaje mas.... y las inversiones extranjeras de millones de dolares, ¿cuando llegan?.