Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri va a Davos a seducir inversores y recuperar la confianza global en el país

Partirá hoy junto a Sergio Massa para participar del Foro Económico Mundial. Lo esperan empresarios, banqueros y políticos dispuestos a conocer los cambios con los que pretende atraer fondos

por  WALTER BROWN

Enviado especial. EL CRONISTA EN DAVOS
0

El presidente Mauricio Macri finalmente va a Davos a pesar de que los médicos habían puesto en duda el viaje

El presidente Mauricio Macri finalmente va a Davos a pesar de que los médicos habían puesto en duda el viaje

Una espesa capa de nieve cubre las calles de Davos, en el este de Suiza. La temperatura se mantiene bajo signo negativo a lo largo de todo el día y obliga a los visitantes, deslumbrados por el paisaje alpino, a acelerar el paso en busca de refugio. Una escena típica de uno de los principales centros invernales de Europa, cuya rutina se modificará en las próximas horas.

Como ocurre año a año, a esta pequeña ciudad del cantón de los Grisones, llegarán más de 2500 líderes mundiales, para poner en foco, desde mañana, la agenda internacional a lo largo de las cuatro jornadas en las que se desarrollará una nueva edición del Foro Económico Mundial. Políticos, empresarios, economistas, artistas y personalidades de diferentes ámbitos debatirán el camino hacia la cuarta revolución industrial, la crisis migratoria, los problemas que acarrea el cambio climático, el terrorismo, la tecnología, el empleo, la educación y la salud, entre otros temas relevantes. Y entre los participantes se encontrará, por primera vez en 13 años, un presidente argentino.

Con la intención de posicionar al país ante el mundo y atraer las inversiones necesarias para reactivar la economía, Mauricio Macri subirá mañana hasta la ciudad más alta del Viejo Continente, luego de partir hoy en un vuelo de Air France que lo depositará en Zurich. Y desde el jueves desarrollará una intensa agenda cargada de reuniones bilaterales con mandatarios, participaciones en el Foro, y varios encuentros con banqueros y empresarios. Un raid que iniciarán hoy mismo la canciller Susana Malcorra, el ministro de Economía, Alfonso Prat Gay y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger (ver aparte), como parte de la avanzada de una comitiva que integran también el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el vocero Iván Pavlovsky y la primera dama, Juliana Awada.

El debut internacional de Macri, en un terreno que supo recorrer ya hace un par de años como jefe de Gobierno porteño, ha concitado la atención de dirigentes políticos y hombres de negocios, ávidos por conocer las condiciones que ofrece la Argentina para recibir fondos en tiempos en los que la economía mundial y, particularmente, los países emergentes sufren las consecuencias de la desaceleración china y la caída del precio de las commodities. Su decisión de despejar las trabas al comercio exterior, levantar el cepo cambiario y retirar restricciones al ingreso de capitales reveló señales de cambio frente a lo dispuesto por la administración kirchnerista, que no solo evitó la presencia en este Foro a lo largo de sus 12 años de mandato, sino que eligió la confrontación con varios de los representantes del poder económico y financiero que se darán cita allí.

Por caso, la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, y más aún el titular del fondo Elliot, Paul Singer, con quien la administración macrista tendrá un nuevo round la semana próxima, en un intento por alcanzar un acuerdo que, definitivamente, deje atrás la etapa buitre y un default que hasta hoy operó como freno para el arribo de inversiones.

El Presidente buscará en Davos no exhibir fisuras en el comienzo de su mandato. Ni la física, como la que sufrió en los últimos días en su décima costilla por un accidente doméstico que puso en duda su asistencia al evento hasta último momento. Ni la política, que lo mostrará acompañado por el diputado Sergio Massa como representante de la oposición, en un intento por exhibir cohesión para recuperar la confianza en el país de la comunidad financiera y de negocios internacional.

Para ello, tiene previsto reunirse con el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, quien encabezará una nutrida comitiva de su país, en un encuentro que podría ser el preludio de una próxima visita del presidente Barack Obama a la Argentina, y en el que no faltará el comentario respecto de la posición argentina ante el reclamo de los fondos buitre. También mantendrá un encuentro relevante con el primer ministro británico David Cameron, que seguramente marcará el inicio de una nueva etapa de conversaciones por Malvinas. Asimismo, se reunirá con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto; el presidente de la Confederación Suiza, Johann Schneider-Ammann; el primer ministro francés, Manuel Valls; el de Israel, Benjamin Netanyahu; el de Irlanda, Enda Kenny; y su par holandés Mark Rutte, acompañado por la reina Máxima Zorreguieta.

Pero a lo largo de las febriles jornadas que se llevarán a cabo en el centro de convenciones y los pasillos de los abarrotados hoteles de la localidad alpina, Macri también se hará tiempo para dialogar con los empresarios, como el CEO de Microsoft, Satya Nadella; el de Google, Eric Schmidt; la de Yahoo, Marissa Mayer; el de Coca Cola, Muhtar Kent; el de Shell, Ben Van Beurden, y el de Mitsubishi, Yorihiko Kojima, entre otros.

Allí, Macri intentará dar muestras a la comunidad económica mundial de que las palabras que emitió en Davos dos años atrás, cuando soñaba con volver a ese foro convertido en Presidente, no fueron promesas vacías. "Vamos a tener un país más confiable, con reglas de juego claras y abierto a las oportunidades globales", dijo por entonces. Mañana, con poco más de un mes en el ejercicio del poder, procurará refrendarlo como jefe de Estado.