Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri tensa la relación con gobernadores y se complica el panorama legislativo

La Rosada apostaba al mayor peso de los mandatarios provinciales para avanzar en el Congreso después de diciembre, pero ese escenario se le podría volver en contra

Hace menos de un mes, cuando todavía las listas estaban en etapa de discusión, el oficialismo apostaba a que el peso de los gobernadores en ese armado inclinara a su favor la Cámara de Diputados después del 10 de diciembre. Los mandatarios provinciales, decía el Gobierno, son más propensos al diálogo y un aumento de su poder en el Congreso sólo podría traer beneficios. Sin embargo, la última semana encendió las luces de alarma. En el Senado, el recinto menos problemático para Mauricio Macri, el peronismo rompió un acuerdo, rechazó un proyecto del Ejecutivo y mostró con crudeza su disputa interna.

El triple movimiento ocurrió apenas comenzada la sesión del miércoles último. El jefe del bloque mayoritario, Miguel Pichetto, y el presidente provisional de la Cámara, Federico Pinedo, habían acordado aprobar la propuesta de la Casa Rosada de ampliar los créditos de la tarjeta Argenta del Nación a beneficiarios de planes sociales. El rionegrino abrió el juego confiado. "¿Por qué no vamos a tratar algo que beneficia a los sectores más humildes?", preguntó. Le respondió su propio bloque.

El formoseño José Mayans y el tucumano José Alperovich, dos senadores que no se enrolan en el ala del bloque que responde a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, se negaron a avanzar con el tratamiento. "A estos usureros no les voy a dar una cartera de diez millones de jubilados, ¡es una locura!", se quejó Mayans, vice de Pichetto en el bloque. Y el panorama comenzó a enrarecerse. No sólo para los créditos de Argenta, sino para el Gobierno en general.

La rebelión del formoseño y el tucumano se explican por las asperezas que comenzaron a surgir entre los gobernadores peronistas y la Casa Rosada en la previa del turno electoral. El jefe político de Mayans, el gobernador Gildo Insfrán, tuvo su cruce público con Macri en los últimos días. El jefe de Estado le exigió la adhesión a la Ley Pyme y el formoseño se quejó porque la Rosada se adjudica obras en su provincia que inició el gobierno de Cristina. Formosa es uno de los distritos que el Ejecutivo considera perdidos para las elecciones de octubre.

A ese escenario se suma la tensión que se vio en conferencia de prensa entre Macri y el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, por la rebaja en el impuesto a los Ingresos Brutos que la Casa Rosada reclama de las provincias. Córdoba es el distrito que anudó la victoria de Cambiemos en 2015 y el Presidente apuesta todo a mantener su hegemonía en la provincia; aunque para los estrategas oficiales el resultado de las próximas legislativas allí es una incógnita, pues Schiaretti lo enfrentará con un nombre clave en la boleta: su vice Martín Llaryora, de muy buena imagen.

A ellos, en la columna de díscolos, se suma el chubutense Mario Das Neves, al frente de una provincia que el Gobierno también considera perdida y principal impulsor del rechazo del DNU que derogó los reembolsos a los puertos patagónicos. Ese tema se iba a tratar en el Senado el miércoles pero las internas del PJ-FpV y una avispada jugada del oficialismo hicieron caer la sesión. Sin embargo, a pesar de sus divisiones, el bloque de Pichetto ratificó en un comunicado que tratará el tema "inexorablemente" y pidió hacerlo en la primera sesión antes de las primarias. Sería el primer rechazo a un DNU en un recinto. Y en la previa electoral.