Macri se muestra más optimista, mientras el oficialismo duda de las chances en octubre

Las marchas del "Sí, se puede" le están contagiando más optimismo al Presidente, quien la noche de las PASO se mostró al borde de la derrota. También Carrió y Peña intentan transmitir expectativas puertas adentro.

Más allá de las expectativas que intentan transmitir en cada acto del "Sí, se puede", en el oficialismo son "realistas" respecto a que hay pocas posibilidades de que Mauricio Macri reelija. Según fuentes de Juntos por el Cambio, tanto el Presidente como su aliada la diputada Elisa Carrió son los más optimistas respecto a la posibilidad de forzar un ballottage con Alberto Fernández, quien ganó las PASO con 4 millones de diferencia.

Macri es consciente de que la ventaja que le sacaron el 11 de agosto es casi irreversible. Eso mismo mostró la noche de las PASO, cuando quedó desencajado ni bien Marcos Peña le comunicó en el búnker el revés electoral. Un semblante que Macri mostró eas noche en la conferencia de prensa. Pero las marchas del "Sí, se puede" están contagiándole un aire más "triunfalista", según comentaron en el Gobierno.

Esta tarde, en Neuquén, el jefe de Estado volvió a transmitir ese manto de optimismo. "Esto se da vuelta", afirmó, sin mayor efusividad. En cambio, Macri fue mucho más contundente cuando reclamó "nunca más narcotráfico", justo la semana en la que el candidato a gobernador del Frente de Todos, Axel Kicillof, relacionó el aumento del narcomenudeo con la crisis económica.

El Presidente además buscó destacar que en las marchas del oficialismo no hay clientelismo. "Vinimos acá porque quisimos y nos vamos sin dejar nada fuera de su lugar; nadie nos trajo", aseveró. E insistió con las posturas más conservadoras al mostrarse por tercera vez consecutiva "a favor de las dos vidas", tal como postulan quienes están en contra del aborto.

Macri y quienes lo acompañan en las marchas del "Sí, se puede", como el secretario Hernán Lombardi, se muestran sorprendidos con las últimas convocatorias. En especial, la cantidad de gente que los acompañó el lunes en Tucumán. Pero también reconocen, en el oficialismo, que será "muy difícil" llegar al ballottage.

De hecho, hay críticas dentro de Juntos por el Cambio porque hay quienes muestran pesimismo y ya hablan de transición. "Hay que pelear hasta el 27 (día de la elección). Si querés, ese día rendite. Pero ahora no tiene sentido", comentaron a este diario uno de los referentes del espacio.

El acto que esperan que marque un antes y después será la marcha del 19 de octubre, en el Obelisco. Esta movilización habría nacido en las redes sociales y le pusieron de nombre "la marcha del millón". Tras enfocarse en otras campañas únicamente en la militancia virtual, el macrismo ahora también apela con todo al territorio.

El otro punto al que le ponen fichas es a la fiscalización. En el oficialismo sostienen que se "dejaron estar" y que podrían haber perdido 1 o 2 puntos en manos de Alberto Fernández en las primarias. De hecho, los apoderados de Cambiemos hicieron una presentación ante la justicia esta lunes para que reemplacen a las autoridades de mesa afiliadas a partídos políticos.

"Mucho más no podemos hacer. Las elecciones de Mendoza y Salta fueron buenas; la marcha viene creciendo y vamos a mejorar la fiscalización", se sinceraban en el oficialismo.

Junto a Macri, Carrió también se muestra optimista. La próxima semana encabezará dos recorridas por el Conurbano (José C. Paz será uno de los puntos). Y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, también buscó mostrar a otros pares del Gobierno que es posible forzar el ballottage. En especial, está convencido que si aumenta la participación en octubre, la mayoría de esos votos irá a Macri.

Tags relacionados