Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri se descompensó y regresó antes de la asunción de Lenín en Ecuador

Fue asistido debido a los efectos de la altura y el cansancio físico tras su gira por Asia. Participó de la asunción de Moreno, pero canceló la reunión prevista por Unasur

La visita de Mauricio Macri a Ecuador terminó siendo más acotada de lo previsto debido a una descompensación que sufrió el Presidente, que lo obligó a tomar reposo, cancelar los encuentros regionales que tenía vinculados a Unasur y regresar al país anoche, en un vuelo anticipado. Hoy, Macri debería ser parte del tradicional Tedéum en la Catedral porteña por el 25 de Mayo, y participaría de un locro abierto a parte de la comunidad que se realizará en la Casa Rosada. Anoche quedó en duda su presencia debido al malestar que sufrió.
Debido a los efectos de la altura en la ciudad de Quito (2800 metros sobre el nivel del mar) y al cansancio que desde su entorno le adjudicaron a la reciente gira que realizó por Asia, Macri se empezó a sentir mal durante la asunción del presidente ecuatoriano Lenín Moreno, por lo que los médicos le recomendaron unas horas de descanso en el hotel.
A raíz del desajuste en su salud, Macri fue invitado a trasladarse a una sala contigua al lugar en el sufrió la leve descompensación, en la que un médico local y su médico personal le dieron de beber té de coca y le indicaron que comiese frutas, explicaron fuentes de la Casa Rosada.
"Antes del almuerzo fue nuevamente revisado por los facultativos que, al observar que no había recuperado los niveles de presión y que continuaba con síntomas de cansancio y molestias, le indicaron descanso", aseguraron. Si bien en un comienzo se esperaba que el Presidente retomara su actividad en Quito, que incluía además una reunión con representantes de los países miembros de Unasur, en la que iba a tratarse la crisis de Venezuela y Brasil, entre otros puntos, finalmente se canceló y Macri emprendió el vuelo de regreso a la Argentina alrededor de las 20.30 de nuestro país. Además, el Presidente también canceló su encuentro con el alcalde de Quito, Mauricio Esteban Rodas Espinel, quien debía entregarle las Llaves de la Ciudad.
Un malestar similar al de Macri también lo sufrió el presidente paraguayo Horacio Cartes, que fue atendido por los médicos del lugar. Desde el entorno de Macri detallaron que además de los efectos de la altura de Quito, y del calor que hacía en la capital ecuatoriana, la descompensación se debió al cansancio que el Presidente viene acumulando y recordaron que el domingo regresó de una gira comercial de 10 días que incluyó pasos por Emiratos Árabes Unidos, China y Japón.
Si se repone, el jefe de Estado debe encabezar hoy el tradicional Tedéum en la Catedral de Buenos Aires, con motivo de la celebración de los 207 años de la Revolución de Mayo, en la ceremonia religiosa que brindará el cardenal Mario Poli a partir de las 10. Un rato antes de partir hacia la Catedral, Macri debería compartir un desayuno de chocolate caliente y churros con sus ministros y otros funcionarios nacionales en el Salón de los Bustos, y posteriormente será parte de un almuerzo a base de locro en el Museo Casa Rosada, con organizaciones barriales y sociales convocadas por la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley. Allí terminaría la agenda de Macri en el día patrio, que desde el Gobierno insisten, se celebrará con austeridad como el año pasado.
Al Tedéum, además de los integrantes del Poder Ejecutivo, también deben asistir líderes de diferentes sectores y representantes de distintas instituciones religiosas que fueron invitados por la Iglesia. En tanto, el próximo sábado el Ministerio de Defensa realizará un desfile militar del que participarán las Fuerzas Armadas locales e invitadas, así como veteranos de la Guerra de Malvinas, en Palermo.